Ir al contenido principal

Gran pantalla

Tres noticias muy diferentes saltan a las páginas de los informativos de fin de semana, en relación con el Séptimo Arte. La primera de ellas se refiere a un estreno, "Sin límites" que ha llegado a las pantallas este pasado viernes. Sus intérpretes, un Robert de Niro en plena madurez y un joven Bradley Cooper, con una carrera ahora mismo imparable, después de haber participado, durante algunos años, en la serie de culto "Alias" (de la que me confieso seguidora acérrima), compartiendo protagonismo con Jennifer Gardner (la mujer de Ben Affleck) y el sugerente Michael Vartan (sobrino de Sylvie Vartan, la mujer de Johnny Hallyday, pareja francesa de amplias resonancias musicales).

La otra noticia alude directamente al cine español. Ha sido elegido Presidente de la Academia el distribuidor Enrique González Macho, que irá acompañado en las tareas de gestión por la actriz Marta Etura y por la realizadora Judith Colell. González Macho ha vencido a la otra candidatura, la encabezada por el director Bigas Luna y promete continuar con la línea de trabajo de sus antecesores en la presidencia, Alex de la Iglesia y Ángeles González-Sinde. Por cierto que los Almodóvar, Pedro y Agustín, han vuelto a la Academia, después de haberse marchado en 2004 por desavenencias relacionadas con las nominaciones a los Oscars.

Por último, es de justicia recordar, en el momento de su fallecimiento, al cineasta Sidney Lumet, que ha muerto a los 86 años. Lumet había nacido en Pensilvania en el año 1924 y ha muerto en Manhattan, en la ciudad de Nueva York, a la que dedicó tantos pasajes de su obra. Formó parte de ese grupo de directores que desembarcaron en Hollywood directamente desde la televisión. Woody Allen, Martin Scorsese y Al Pacino le han rendido homenaje en el día de hoy, recordando su contribución al cine. Allen comparte con Lumet su pasión por la ciudad de Nueva York; por su parte, Al Pacino trabajó con el director en dos de sus películas más emblemáticas "Tarde de perros" y "Serpico".


La filmografía de Sidney Lumet es muy extensa e importante. Para mí su mejor obra es "Doce hombres sin piedad", película que he visto, sin exagerar, cientos de veces y que podría ver todos los días sin decaer su interés ni un segundo. Esta película, realizada en 1957, obtuvo el Oso de Oro en el Festival de Cine de Berlín y narra las deliberaciones de un jurado, doce hombres, que tienen que decir sobre la culpabilidad o la inocencia de un acusado. Hay muchas películas de jurado y de juicios, de manera que forman casi un género propio en el cine, pero "Doce hombres sin piedad" es la mejor. Las interpretaciones de los actores, todos ellos de primera fila, el desarrollo fílmico, los diálogos, el ambiente claustrófico al que el calor proporciona otra vuelta de tuerca en la tensión, la resolución de la historia, todo ello confluye en una auténtica obra maestra, probablemente la mejor interpretación de las que hizo ese extraordinario actor que fue Henry Fonda.

Comentarios

Silva ha dicho que…
La película "Soy el numero cuatro" también se estrenó en nuestros cines ese mismo viernes.
Cathy L. B. ha dicho que…
Ah, pues...cuéntanos de qué va y qué te ha parecido si la has visto.
Silva ha dicho que…
Resumen: John es un adolescente extraterrestre que oculta su verdadera identidad tras la apariencia de un estudiante de secundaria común y corriente, para escapar de un asesino mortal que quiere destruirlo. Otros tres extraterrestres como él ya han muerto… él es ahora el número cuatro.

La película está basado en el libro "Soy el número cuatro" (libro que quiero leerme, aunque ahora estoy con "Un León entre hombres"). La película atrae desde el primer momento mostrando la muerte, con una persecución más que interesante por la selva, del 3º. Posteriormente Jhon en el nuevo pueblo, se enamora y decide quedarse a luchar.
No cuento mucho más porque sería destripar mucho la película.

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes