Ir al contenido principal

Care Santos

Care Santos acaba de publicar "Habitaciones cerradas". En el Diario El Mundo se hace una reseña, escrita por Bel Carrasco, de esta obra que es de interés para conocer mejor la obra y la autora:

Todas las familias sean felices o desgraciadas tiene algún secreto. Todos los amantes algún cadáver en el armario. Pero sólo los Lax pueden darse el placer de mostrar sus miserias y misterios en público sin avergonzarse por ello. Ventajas de ser personajes de ficción cuyo parecido con la realidad es mera coincidencia.
Los Lax son los protagonistas de 'Habitaciones cerradas', la última novela de la escritora Care Santos (Mataró, 1970), que presentó esta semana en Valencia. Cuatro generaciones de burgueses catalanes, enriquecidos en la próspera Barcelona de entre siglos. El emprendedor bisabuelo, hombre de negocios, el famoso pintor de retratos, eje de la historia, y su nieta, Violeta, especialista en el mundo del arte. Son los tres pilares de una trama coral en la que las mujeres tienen un papel narrador fundamental.
'Habitaciones cerradas' es también el fresco social de una ciudad y una época que ha inspirado a muchos escritores. La obra más ambiciosa de Santos en la que realiza una experiencia audaz e innovadora al dar un aire juvenil a un relato de corte clásico. Su fórmula consiste en engarzar el texto madre e hilo conductor con otros textos más breves y de naturaleza muy diversa, la mayoría cartas y correos que intercambian las mujeres de distintas generaciones que interviene en la historia, pero también críticas de arte (el protagonista es un famoso pintor), noticias, informes, etcétera.
"Montar ese entramado es lo que más me costó", confiesa Santos. "En dos ocasiones eché todo lo escrito a la papelera porque no me convencía el resultado. Para mí lo primero es el título y lo segundo la forma y en este caso la empresa era de grandes dimensiones. Soy muy consciente de que los escritores de hoy no podemos narrar como los del siglo XIX porque el lector está inmerso en la cultura audiovisual, acostumbrado al ritmo rápido, elipsis, fragmentación. No podemos imitar esto en la escritura pero sí debemos tener en cuenta que el lector se ha educado en esta cultura audiovisual. También la agilidad me preocupa mucho".
Dos años ha dedicado Santos a la elaboración de esta novela en la que cristalizan "temas muy míos que corren por mi riego sanguíneo y celebran por fin su puesta de largo". Se refiere a Barcelona, "la ciudad que más quiero", una época fascinante entre siglos, el mundo de las varietés, el espiritismo, los grandes almacenes 'El Siglo'.
"De los almacenes 'El Siglo', los primeros de sus características que se abrieron en España, tengo un montón de chucherías y recuerdos", comenta Santos. "Siempre pensé que sería una escenografía perfecta para un libro, sólo había que desempolvar algunas piezas y darles coherencia".
El espiritismo es otro de los temas que la escritora de Mataró guardaba en la recámara. "El espiritismo de principios de siglo no tiene nada que ver con los que hoy entendemos por esoterismo o New Age", explica. "Quienes lo practicaban creían en la posibilidad de conectar con la otra vida, pero eran personas de distinto nivel social e ideas progresistas, partidarios del sufragio universal, de la libertad de cultos. La Iglesia detestaba ese movimiento y acabó barriéndolo del mapa".
Santos se da el gusto de caricaturizar en su novela a los representantes de la política cultural, incapaces de aprovechar el rico legado pictórico que cede el protagonista tras su muerte. "La cultura viste mucho pero a los políticos no les importa nada", afirma. "El pintor Lax es un artista imaginario pero hay muchos reales que están totalmente olvidados por la Administración".



Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes