Ir al contenido principal

Surrealista Leonora

Elena Poniatowska ha ganado el premio Biblioteca Breve de Novela con su último libro "Leonora", una biografía novelada de la pintora surrealista Leonora Carrington. Apasionante la vida de esta artista que el libro recoge y presenta desde su amistad con los artistas de las vanguardias históricas, hasta su peripecia personal y vital. Lo maravilloso del caso es que Leonora aún vive, a sus 94 años, aunque, como dice la autora, tiene tan poco interés en contar cosas de su vida que, para el libro, Poniatowska se ha basado en conversaciones y datos que le han suministrado algunos allegados.

El libro ha sido publicado recientemente por Seix Barral. He aquí la reseña sobre esta obra, que puede ayudarnos a entenderla mejor:

Una vida de película, o al menos, de momento, de novela. La pintora surrealista Leonora Carrington -protagonista de la flamante obra ganadora del Premio Biblioteca Breve -que se falló ayer en Barcelona- tuvo una vida entre “la locura y el arte”, en palabras de uno de los miembros del jurado, José Manuel Caballero Bonald. Escrita por la veterana escritora mexicana Elena Poniatowska, Leonora ahonda en la vida de esta enigmática mujer -que en la actualidad cuenta con 94 años-, y a la vez se zambulle en el convulso París de entreguerras, donde Salvador Dalí, Marcel Duchamp, Pablo Picasso, André Breton o Max Ernst reinventaron el arte.

“A las mujeres mexicana que estamos viviendo tiempos de agresión”. Poniatowska quiso dedicar el galardón literario emocionado a sus compatriotas. Un premio, que la misma editora del sello, Elena Ramírez, calificó de concurrido y con una tendencia muy marcada, la de las biografías de ficción. En este caso, Poniatowska describe “una turbadora figura femenina, que resume los sueños y pesadillas del siglo XX”, según palabras del jurado, compuesto por los escritores José Manuel Caballero Bonald, Pere Gimferrer, Rosa Montero, Darío Villanueva y la editora Elena Ramírez.


Mujer libre, Leonora, se crió en Reino Unido en el seño de una acaudalada familia. Aunque su destino estaba ya escrito de antemano, Carrington desafió los convencionales familiares y sociales para convertirse en pintora. “El surrealismo de Leonora fue sobre todo una actitud vital”, expresó Pere Gimferrer. Su vida pasó por el París de las vanguardias, donde se enamoró perdidamente de Max Ernst, hasta que éste fue enviado a un campo de concentración al estallar la Segunda Guerra Mundial. Totalmente rota, fue confianada en un manicomio en Santander, pero logró escapar y poner mar de por medio. Se instaló en Nueva York, donde triunfó de la mano de Peggy Guggenheim, y más adelante en México, donde crió a sus hijos, y desarrolló gran parte de su carrera artística.

“Leonora más que pintar el universo surrealista, plasmaba su mundo interior”, explicó ayer la escritora mexicana, que aunque conoce a la pintora, ha basado sus estudios en conversaciones con conocidos y textos publicados de Whitney Chadwick, Susan L. Aberth o Julotte Roche. “Ella no habla de sí misma, sólo habla de su perra y de la política mexicana y de sus hijos, mientras fuma y toma el té”, explicó Poniatowska, que atisbó a reconocer en la mirada de la pintora, una existencia “solitaria”.

Elena Poniatowska nació en París en 1932 como Hélène Elizabeth Louise Amélie Paula Dolores Poniatowska Amor. Un nombre así sólo podía esconder un linaje principesco, como mínimo. La autora es hija un descendiente directo del rey Estanislao II Poniatowska de Polonia) y de una mexicana con raíces francesas. Dedicada mucho tiempo al Periodismo, ganó el Premio Alfaguara de novela en 2001 con La piel del cielo. En 2007 también se alzó con el premio Rómulo Gallegos por El tren pasa primero. Ligada plenamente a la cultura mexicana, escribió Hasta no verte Jesús mío, en 1969, y La noche de Tlateloco, en 1977, sobre la matanza estudiantil de la plaza de las Tres Culturas.

Comentarios

Antonio Cabello ha dicho que…
Me tomo nota, tiene muy buena pinta y me encanta este tipo de libros en los que se describe a gente excepcional.
Un saludo.
Caty León ha dicho que…
Sí, el personaje es inquietante y el libro tiene que estar bien.

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes