Ir al contenido principal

Cosmopoética

Del 6 al 11 de abril se desarrollará en Córdoba el encuentro artístico y literario "Cosmopoética", que lleva consigo, no solamente la posibilidad de ver y oír a poetas, escritores y literatos en general, sino también una gran cantidad de actos paralelos, exposiciones sobre todo, muy interesantes. Todos los que podáis acercaros a Córdoba estos días encontraréis, desde el 21 de marzo, cómo palpita el corazón poético de la ciudad.
Córdoba es una ciudad fascinante y muy especial. Su larga tradición cultural tiene, en la actualidad, reflejo claro en su dedicación al mundo del flamenco, del que se celebra un Concurso Nacional de gran categoría, con especial incidencia en lo que se refiere a la guitarra. La Cátedra de Flamencología de Córdoba, muchos años instalada en la antigua y emblemática Facultad de Veterinaria y dirigida por Agustín Gómez hasta su jubilación, ha sido siempre lugar de debate y discusión sobre la música andaluza. Las rutas monumentales de la ciudad, su transformación urbanística, poniendo en valor todo el entorno del río Guadalquivir, su hermosísima sierra del Brillante, su desarrollo industrial, todo lo que esta ciudad lleva consigo desde hace años ha incluido, con una fuerte incidencia, el aspecto cultural. La poesía es un elemento consustancial a la vida cordobesa desde hace muchos años. Los poetas cordobeses han sido y son parte de un paisaje cultural más amplio. Por eso, "Cosmopoética", con todas sus actividades que hacen posible la presencia en sus citas de escritores de gran relevancia, puede resultarnos un motivo atractivo para acercarnos por allí.
Estarán algunos escritores y poetas que me gustaría mencionar, entre otros muchos: mi paisano Felipe Benítez Reyes, el fantástico Andrés Neuman o mi admirada y respetada Pilar Paz Pasamar. Una de las actividades es especialmente relevante para nosotros, la dedicada a los centros de enseñanza, que tienen así su programación:
Poesía en los Institutos (actividad reservada a los alumnos de cada centro)

Colegio Ferroviario: Antonio Agudelo, Ana Toledano
IES Ángel de Saavedra: Fernando Sánchez Mayo, Maram al-Masri (Siria)
IES Blas Infante: Luis Gámez, Coral Bracho (México)
IES Séneca: Julián Cañizares Mata, Cruz Mañas Peñalver

"Cosmopoética" homenajea a Luis de Góngora en su 450 aniversario y también los 100 años de Juan Bernier. Hay actividades en marcos diversos, universidades, palacios, museos, centros culturales, plazas y calles, toda Córdoba se llena de arte en estos días. Una de las exposiciones tiene como comisario a Sema D´Acosta, profesor de este Instituto, y en ella se hermanarán la poesía con la pintura, con nombres tan destacados como Ignacio Tovar (que recientemente nos visitó), Carmen Laffón, Pérez Villalta o José María Báez.

Merece la pena visitar Córdoba y entrar en el universo de "Cosmopoética". Además de todos los actos culturales que lleva consigo, está la visita pausada de la ciudad, que podemos hacer siempre que queramos, en compañía de amigos, pues los cordobeses con gente hospitalaria que siempre nos abre las puertas de par en par. Ahora mismo Córdoba pugna por convertirse en capital europea de la cultura en 2016. Merecido título para ciudad tan bella y tan expresivamente artística.



Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes