Ir al contenido principal

"Esta casa huele a gloria"


Nuestros alumnos están oyendo hablar estos días de que el flamenco es ya cosa universal. No entienden muy bien qué significa esto, como tampoco lo entienden muchos mayores. En todo caso, bien vale esta excusa para recordarnos a nosotros mismos la riqueza artística que encierra el flamenco y que, por desgracia, aprovechamos muy poco en las escuelas. Desde hace más de veinte años hay profesores y maestros que intentan trasladar a sus aulas algo de la grandeza del flamenco y lo hacen a través de la poesía, de la expresión plástica, de la música, de la geografía o la historia. Como acaba de decir el poeta Luis Alberto de Cuenca en su discurso de entrada en la RAE, la geografía y la historia son las primeras bases sobre las que todo se asienta y no es posible enhebrar conocimiento alguno sin ellas. Trazamos en nuestra mente una línea del tiempo y, sobre esa línea, cualquier mente bien ordenada (y aquí recuerdo a Edgar Morin, en su clarividente libro sobre educación que me regaló hace unos años nuestra querida Isabel Álvarez), sabe que tiene que colocar los acontecimientos históricos más relevantes.
Lo mismo ocurre con el flamenco: a partir de su trazado histórico, que se superpone a la historia general y que no pueden entenderse por separado, el flamenco ha ido creando un legado artístico gracias a las creaciones individuales que los hombres y mujeres han ido dejando. Exactamente igual que ocurre con la Literatura o con cualquier manifestación artística. Porque el flamenco no es una música popular, ni folklórica, sino individual y de creación.
Hay muchas formas de acercamiento al flamenco y todas son positivas y posibles. En el marco de nuestra tarea de llevar a los niños y jóvenes el amor por la palabra, bien podíamos realizar este acercamiento tomando como punto de partida el universo de la copla flamenca, así como toda aquella manifestación poética e, incluso, narrativa, que bebe de las estructuras flamencas. Yo iniciaría a los alumnos en la copla flamenca tomando, primero, todas esas letras tradicionales que pasan de generación en generación y que se han ido modificando con el tiempo. Letras de soleares, de seguiriyas, de fandangos, de tangos, de alegrías... Letras flamencas que el alumno puede conocer, recitar, escuchar en la voz de los artistas. Acervo tradicional para una música contemporánea.

Con motivo de la próxima celebración del Día de Andalucía, sería una buena idea centrar nuestras actividades en este Arte, para lo que os damos algunas ideas como:
*Recital de música flamenca (si contáis con una Peña flamenca en el pueblo o ciudad es ideal, ya que hay un hermanamiento muy bonito entre los viejos aficionados y los jóvenes)
*Recital de poesía flamenca (aquí podéis recurrir a letras tradicionales o a poesía de autor)
*Audiciones
*Concursos de baile flamenco
*Realización de actividades sobre flamenco (podéis encontrar muchas de ellas en este material que realicé hace años y que está ahora en la Red: http://flun.cica.es/flamenco_y_universidad/flamcd/b/index.htm
*Práctica de ejercicios de compás y ritmo

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes