Ir al contenido principal

Los Príncipes, de cerca


Carmen Enríquez y Emilio Oliva son dos periodistas que han publicado el libro "Los Príncipes. Preparados para reinar". El libro es un esfuerzo por acercar las figuras de los Príncipes de Asturias al público y, quizá, contrarrestar las noticias frívolas que suelen emitir de ellos los programas de corazón o de telebasura, como queramos llamarlos. En sus páginas se hace un recorrido por diversos aspectos de su biografía, separados y juntos, deteniéndose en su educación, sus aficiones, sus virtudes y defectos, su vida familiar y "profesional", etc.

En nuestro Instituto recibimos el 21 de noviembre de 2008 la visita de la Princesa de Asturias. Vino a visitar la Biblioteca, la nueva Biblioteca que se había construido gracias a la concesión de un Premio Nacional de Bibliotecas, en convocatoria del Ministerio de Educación, cuando era ministra Pilar del Castillo. Siempre habíamos sentido la necesidad de que la biblioteca original se ampliara, porque el número de libros y la demanda de los lectores la hizo quedarse pequeña. La idea de presentar un proyecto a esa convocatoria fue el punto de partida de la ampliación. En el proyecto se incluyó un plano de cómo sería esa ampliación física y también la ampliación del uso, ya que, en la actualidad, las dos enormes salas nos dan la posibilidad de que haya una zona dedicada a trabajo y otra dedicada a lectura, además de diversas dependencias. Bien es cierto que hay tantos libros y materiales que la biblioteca se quedará pequeña en breve, si no somos capaces de articular nuevos espacios o de seleccionar y expurgar algunos fondos, pero el caso es que ese premio nos abrió las puertas a tener la biblioteca de la que hoy disfrutamos: moderna, cálida y amplia.

Aunque el Premio fue concedido en el año 2004, en octubre, tuvieron que pasar muchísimos meses y muchísimas peripecias para poder tener el importe y hacer posible así la construcción de la ampliación. Dificultades burocráticas de todo tipo parecían que iban a dar al traste con nuestra ilusión, pero, finalmente, tras gestiones diversas (incluida la intervención del Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo) comenzaron las obras y empezó a hacerse realidad el sueño. En esos momentos, ya en el año 2006, nos surgió la idea de que fueran los Príncipes de Asturias los que inaguraran la nueva biblioteca. Fue una idea enteramente nuestra, pensada por nosotros y llevada a cabo por nosotros. No intervino para nada ni el Ayuntamiento de Tomares, ni la Delegación, ni nadie absolutamente, únicamente el Instituto. Tuvieron que pasar muchos meses para esa visita (la llamamos visita porque la biblioteca, en su nuevo estado, estaba ya en uso), pues hubo circunstancias familiares que impidieron que fuera antes. Pero siempre mantuvimos la esperanza de que iba a ser posible, como así fue. La Princesa de Asturias nos visitó en una de sus primeras actividades en solitario y nuestros alumnos y toda la comunidad educativa disfrutó enormemente de ese día. Como yo sabía desde dos meses y medio antes que la visita iba a tener lugar, también disfruté de su preparación aunque sin decir nada a nadie, con total discreción, como me habían pedido.

Estoy segura de que los alumnos que vivieron ese momento, los que participaron en la lectura en la biblioteca, los que estaban en las aulas que se visitaron, los que le entregaron los cuentos hechos por ello para las Infantas Leonor y Sofía, los que escribieron los textos de la Revista Hojas Libres que se le regaló, los que plasmaron sus pensamientos acerca de qué era leer, en un cuaderno que también se le entregó, todos los que la vieron, se hicieron fotos con ella, la aplaudieron...tienen una idea muy cercana de esta persona que está llamada a ser Reina de nuestro país, un país democrático, un Estado de derecho, en el que ellos, nuestros alumnos, viven, sin conocer nada del oprobio de la dictadura que padecimos. Para esos alumnos, la cercanía de la Princesa de Asturias fue el mejor libro.

(Fotografía: realizada con su móvil por el profesor José María Sánchez. Recoge el momento en que la Princesa de Asturias, acompañada por la Directora del centro, habla con los alumnos en la galería central)

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes