Ir al contenido principal

El escritor peruano Fernando Iwasaki habla a nuestros alumnos de su paisano Vargas Llosa


Mañana lunes, 8 de noviembre, en nuestra biblioteca se desarrollará un encuentro de Fernando Iwasaki, escritor y periodista peruano, con alumnos de tercero de ESO, cuarto de ESO y segundo de Bachillerato. En este encuentro, Iwasaki explicará a los alumnos los aspectos más relevantes de la obra literaria del último premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, así como de su novela recientemente publicada "El sueño del celta" y también la influencia de la literatura peruana en la obra del Nobel.

En el ABC de Sevilla de hoy domingo aparece una columna de Fernando Iwasaki dedicada a la novela de Vargas Llosa. He aquí lo que dice:

He leído «El sueño del celta» (Alfaguara, 2010) con el mismo asombro con el que he leído toda la obra de Mario Vargas Llosa y puedo asegurar que estamos ante una novela fastuosa que ha nacido de la lectura de los clásicos, que ha supuesto una titánica documentación, que se ha nutrido de las obras anteriores del propio autor y que es un prodigio de belleza y precisión de la escritura en español. A continuación argumentaré cada una de mis afirmaciones.
«El sueño del celta» nace de los clásicos, sí, mas no sólo de «El corazón de las tinieblas» (1902) de Conrad, sino además de «La vorágine» (1924) del colombiano José Eustasio Rivera. Yo me esperaba un colosal protagonismo africano, y he sido sorprendido por la ordalía amazónica de Roger Casement, olvidado personaje histórico y memorable criatura literaria. Releí la novela de Conrad antes de leer la nueva de Vargas Llosa y ahora me urge releer a Eustasio Rivera. Sólo un libro magistral puede instarnos a releer dos obras magistrales.
Se ha hablado hasta la saciedad de los viajes de Vargas Llosa por el Congo, Irlanda y la Amazonía, pero nada o muy poco acerca de los expedientes y periódicos de la época que Vargas Llosa ha tenido que consultar por archivos, bibliotecas y hemerotecas de cuatro países. Pienso en los informes de Casement sobre los abusos del Congo y el Putumayo, en el juicio contra el infame cauchero Julio César Arana o el proceso que condenó a Roger Casement por traición a la patria. Hasta personajes marginales como el criminal Armando Normand cuentan con una ingente bibliografía.
Por otro lado, con «El sueño del celta» Vargas Llosa regresa a los entornos selváticos que caracterizan «La casa verde» (1966), «Pantaleón y las visitadoras» (1973), «La guerra del fin del mundo» (1981), «El hablador» (1987) y «El paraíso en la otra esquina» (2003), pero la abyecta deshumanización de los europeos del Congo y el Putumayo nos remite a la deshumanización en clave clásica de los personajes de «Lituma en los Andes» (1993), y el tratamiento de la homosexualidad de Casement me ha llevado a revisar «Historia de Mayta» (1984), una de las novelas más denostadas de Vargas Llosa y que gracias a «El sueño del celta» exige una relectura y un desagravio, pues el trotskista Alejandro Mayta fue miniado con la misma consideración y delicadeza que Roger Casement.
Finalmente, debo descubrirme una vez más ante la prosa, la técnica narrativa y la ambición totalizadora de Mario Vargas Llosa, pues «El sueño del celta» es ejemplar y admirable en cada una de las expresiones enunciadas. Así, no sólo estamos ante una extraordinaria novela escrita en español, sino ante una maravillosa novela que lo seguirá siendo en cualquier lengua del planeta.
No me he referido ni a la trama ni a la historia, porque estas reflexiones serán mejor apreciadas después de leer «El sueño del celta», la novela del Nobel.

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes