Ir al contenido principal

Poesía con balas al fondo


Andrés Trapiello es un estimable escritor y, además, un agudo observador de la realidad literaria pasada y presente. En este año de 2010 ha vuelto a salir a la luz una reedición de su obra dedicada a la vida literaria y cultural en los años de la guerra civil española. "Las armas y las letras. Literatura y guerra civil 1936-1939" es un libro complejo e imprescindible, que ha publicado la editorial Destino.

Trapiello es leonés, de Manzaneda de Torío, nacido en 1953. Ha publicado diversas novelas, algunas de las cuales han conseguido prestigiosos premios literarios: "La tinta simpática", 1988; "El buque fantasma", 1992; "La malandanza", 1996; "Días y noches", 2000; "Los amigos del crimen perfecto", 2003, que obtuvo el Premio Nadal; "Al morir Don Quijote", 2004 y "Los confines", 2009. Es, asimismo, ensayista y poeta.

Este libro que ahora comentamos en nuestro blog fue publicado en su primera edición en el año 1995. Agotada ya esa edición, el autor ha vuelto casi a reescribirlo, añadiendo datos nuevos, ideas nuevas, con abundantes aportaciones gráficas y escritas, que lo hacen todavía más interesante. Interesante y revelador para todos aquellos que os acerquéis a su lectura sin ideas previas (o con las mínimas) y la mente abierta.

Con el trasfondo histórico de los tristes acontecimientos que vivió nuestro país entre los años 1936 y 1939, sus personajes principales, los poetas, los artistas, los escritores e intelectuales del momento, tanto españoles como extranjeros (aquellos que vinieron a España por múltiples motivos), aparecen en sus aspectos más desconocidos y de todos ellos pueden extraerse consecuencias y conocimientos nuevos, que nos ayudan a entender, un poco más, el difícil puzzle de la vida intelectual, de la vida en general, de España en esos años. Lo que es lo mismo: a entendernos a nosotros mismos y a asimilar nuestro legado cultural que tiene allí, no un paréntesis, sino un elemento muchas veces decisivo.

En el libro están los grandes nombres, pero también los nombres pequeños, aquellos que no han pasado a las páginas brillantes de la historia. Hombres y mujeres que, en un momento de sus vidas, tuvieron que dar la cara, que mostrarse cómo eran en realidad, ante una encrucijada como la de la guerra y sus consecuencias. De no haber ocurrido este acontecimiento, quién sabe qué vida les esperaba a cada uno. Quién sabe si hubiéramos llegado a verlos ante nosotros con tanta desnudez en sus miserias y grandezas... Pero esos años desvelaron muchas cosas que ahora, con este libro, podemos intentar entender.

No es una historia de la literatura al uso, ni una historia cultural, es algo mucho más vivo, como si un espectador inexistente y privilegiado pudiera haber sido testigo oculto de los acontecimientos que se narran. Y ahora hubiera decidido que es el momento de contarlo, enhebrando las palabras como si se tratada de una novela, algo que se puede leer con gran facilidad aunque te haga detenerte, de vez en cuando, la fuerza de las evidencias que se muestran.

El libro está ya en nuestra biblioteca y no puede dejar de leerse, incluso de comentarse con nuestros alumnos, que ya en él subyace una idea inicial que otros han ido exponiendo y vislumbrando en estos últimos años, en un intento de explicarnos a nosotros mismos: la tragedia de la guerra civil no fue la lucha entre dos Españas antagónicas y dispares, sino "la determinación de dos Españas minoritarias y extremas para acabar con otra, la mayoritaria tercera España en la que podían haberse integrado gentes de toda condición, edad, clase e ideología, excluyendo de ella naturalmente a aquellas otras dos, la fascista, por un lado, y la anarquista, comunista, trostkista o socialista radical por otro, tratando de ensayar a toda costa aquí revoluciones que ya habían salido triunfantes en la URSS, en Alemania o en Italia."

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes