Ir al contenido principal

Hitch



La publicidad dice que este libro, "Hitchcock íntimo" de Charlotte Chandler es el mejor libro que se ha escrito sobre Alfred, el director del mejor cine de suspense (o quizá, uno de los mejores directores de cine a secas).

Y, una vez leído, puede que sea verdad, porque es un libro que se lee de un tirón y que contiene un montón de cosas interesantes sobre Hitch (así lo llamaban sus amigos y también Larry Olivier), sus películas, sus actores y su vida.
Podemos enterarnos de que su mujer y él formaban un tándem perfecto: Alma era una persona muy inteligente, que escribía los guiones, seleccionaba actores y actrices y estaba permanentemente pendiente de todo. Su hija, Pat, que también fue actriz y participó en tres de las películas del director, vivió de lleno el mundo del cine aunque decidió dedicarse, en un momento dado, a su familia y abandonar la interpretación.

En el libro aparecen la génesis y los aspectos más interesantes de sus películas y, de casi todas ellas, podemos extraer datos que nos resultan novedosos y significativos. Lo mismo puede decirse de la galería de personajes que circulan por estas páginas, no solamente actores y actrices, sino productores, directores, guionistas, camarógrafos, etc. Están los que alguna vez le dijeron no, como Gary Cooper; los que repitieron trabajo con él, como Cary Grant (el hombre al que más enviadaba Hitchcock, por su impresionante físico que le permitía vestir los más elegantes atuendos), Grace Kelly o Joan Fontaine; gente que no le quiso, como Tippi Hedren; otros que le admiraron hasta el final como James Stewart o Janet Leigh; actores tocados por su interpretación en alguna de sus obras maestras, como el Tony Perkins de Psicosis; rubias maravillosas como Kim Novak o Shirley McLaine; argumentos insólitos, como en "La soga"; escenarios que tienen vida, como el de "La ventana indiscreta"; objetos que hablan por sí mismos, como el encendedor Ronson de "Extraños en un tren"; tecnologías pioneras, como las 3D de "Crimen perfecto"; confusiones que todavía perduran, como la que atribuye a Hitchcock la autoría de "Testigo de Cargo", cuando, en realidad, esta novelita corta de Ágatha Christie la llevó al cine el genial Billy Wilder (el dios de Garci, ya sabéis)...

Leer cosas de este director de cine es, para mí, ahondar en la vida de alguien de la familia. Es parte de nosotros, porque sus películas, sobre todo algunas de ellas, forman parte del reino de la infancia y de la adolescencia, de las charlas tras el desayuno, de los visionados en grupo, todos juntos en torno a esa película maravillosa que nos hace soñar. Nuestras favoritas, curiosamente, son las mismas que las del director: "La sombra de una duda", "Rebeca", "La ventana indiscreta"...En la primera, Joseph Cotten se transforma en "malo" después de ser bueno, buenísimo en la maravillosa "Luz que agoniza". En "Rebeca" la luz de Olivier y el encanto de Joan Fontaine perduran por los siglos de los siglos.

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes