Ir al contenido principal

El cumpleaños de Ágatha



Lo dijo hace poco, en su habitual artículo semanal, Arturo Pérez-Reverte, escritor y académico de la Lengua: "El asesinato de Rogelio Ackroyd" es una extraordinaria novela.


En el año en que se cumple el 120 aniversario del nacimiento de Ágatha Christie, autora de esa novela, lo corroboro. Así que, si no la has leído, aprovecha y hazlo. En atención a los posibles lectores de este blog que todavía no se hayan sumergido en ella no contaré nada del argumento, porque se trata de una trama tan original que nunca más pudo volver la autora a utilizarla. No solamente una trama, sino una forma narrativa, un truco de prestidigitador.

Confieso mi devoción por esta escritora y aprovecho este día gris, tormentoso y poco veraniego que me ha expulsado de la playa y la piscina (y me ha regalado un inoportuno dolor de garganta) para escribir de ella y de su obra. Aunque compré todos sus libros a lo largo de muchos años de infancia y adolescencia, ahora estoy volviendo a hacerlo, porque muchos están tan viejos, gastados y con las páginas sueltas, que resultan incómodos de leer. La vieja editorial Molino los editó con unas portadas blancas, enmedio de las cuales había siempre una foto, una imagen que estaba relacionada con la obra en cuestión. Ahora los está reeditando RBA en unas ediciones muy manejables y con buenas traducciones, lo que es muy importante. A veces ocurren cosas raras con las traducciones (si me resulta penoso no saber inglés es por no poder leer a Ágatha Christie y a Jane Austen en su idioma original). Por ejemplo, una nueva edición de "Orgullo y prejuicio" que me compré hace poco, está mal traducida y no respeta el sentido original (los personajes se hablan de tú, algo imposible de entender).

Como os decía, estas ediciones de RBA que llevan el sello del 120 aniversario, están conseguidas y son muy agradables, con traducciones respetuosas del estilo de Ágatha, nada de tuteos y con esas frases a veces inconexas de la señorita Marple (o esas exclamaciones en francés de Poirot) muy bien articuladas.

Acabo de releer por enésima vez "Un crimen dormido" y "Cita con la muerte", dos de sus mejores obras. Lo bueno que tiene Ágatha Christie es que se lee con enorme interés, incluso cuando uno se sabe el desenlace. Pero, además, no recordaba quién era el criminal porque hacía tiempo que estas novelas no estaban en mis manos (la colección está en una estantería tan alta que una no puede pillarlas así como así) por lo que es, encima, apasionante y misterioso.

De cualquier forma, leer a Ágatha Christie para mí es volver a un puerto seguro. Mil y un detalles de sus libros se han incorporado a mis propias vivencias y, si alguna vez encontrara por ahí a uno de sus personajes que deambulara por otra novela, lo reconocería de inmediato, lo mismo que sus lugares, sus paisajes y sus costumbres: los condados de Devon o de Cornualles; el té perfumado en servicio de porcelana; las casas victorianas.

Ágatha Mary Clarissa Miller, nació en Torquay, en 1890, en una de esas casas victorianas. Su padre era un estadounidense rico y su madre una aristócrata inglesa. Lo que se sabe de ella nos la muestra como una niña precoz, de gran inteligencia, que empezó a publicar poemas y cuentos a los once años. Su primera novela, que se publicó en 1920, la tenía escrita desde los veintiún años. Fue "El misterioso caso de Styles" (que, por azares de la vida, fue también la primera que leí). El teniente Archibald Christie fue su primer marido (que resultó ser bastante infiel, de ahí su divorcio) y el arquéologo Max Mallowan, mucho más joven que ella (en esto también demostró su inteligencia) su segundo esposo. Desde 1938 el matrimonio y Rosalind, la hija que tuvo la escritora con el teniente Christie, vivieron en Greenwey, en Devon, en una casa campestre maravillosa, con una estupenda biblioteca, jardines, fuentecillas, caminos y veredas, habitaciones grandes y pintadas de colores alegres, a la que se llega en ferry. Aquí aparecieron en 2004 los 73 cuadernos de notas que ya comentamos en este blog y que desvela muchos trucos y muchas ideas que utilizó para sus libros.

Como todavía queda mucho verano (más o menos) estás a tiempo de buscarte alguna o algunas novelas de Ágatha Christie. La mejor forma de celebrar el aniversario de un autor es leyéndolo. No creas a esos "exquisitos" que la califican como "literatura menor". No es cierto. Esos mismos hablan maravillas de libros minoritarios que nunca han leído. Al hilo de esta reflexión me atrevo también a recomendarte que te fijes en el uso de las cursivas que hace la autora: impecablemente divertido.

Cualquiera de sus novelas es buena para empezar aunque todos tenemos nuestras favoritas, ya te he citado algunas en esta entrada, pero ahora van otras recomentaciones: "Los relojes", "El tren de las 4.50" (en la que aparece una empleada doméstica que todos quisiéramos tener en casa), "Un cadáver en la biblioteca", "Diez negritos" (que acaba de inspirar un remake fabuloso a mi hijo), "La casa torcida", "Inocencia trágica", o algunas de las ambientadas en Egipto, el Nilo o Mesopotamia.

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes