Ir al contenido principal

Camilla vuelve con el crimen

Dedicado a los habitantes de la casa que perdió su jardín.


Si tenéis, como yo, hijos adolescentes, sabréis quién es Camilla Läckberg y conoceréis, al menos de verlos por casa, sus tres libros anteriores a éste: La princesa de hielo, Los gritos del pasado y Las hijas del frío.

Esta escritora sueca, nacida en 1974, es una muestra más del auge de la novela nórdica, que, surgida del frío, ha conquistado los corazones de muchísimos lectores en todo el mundo con sus historias de intriga y misterio, protagonizadas por Erica y Patrick y situadas en su pueblo de la infancia, de nombre impronunciable. Resulta curioso el auge de los escritores nórdicos, que ha llevado a que se dedique a ellos la última Feria del Libro de Madrid, por ejemplo. Puede parecer que a los lectores les van a resultar áridos y desconcertantes los nombres y los sitios que recrean, pero, al final, una buena historia es una buena historia y tanto Stieg Larsson, como Ässa Larsson y Camilla Läckberg son, ahora mismo, autores muy vendidos.
Aunque Camilla afirma haberse leído "todo" Agatha Christie, he hecho una encuesta en mi familia, experta "agathiana" y varios de sus miembros, lectores también de Läckberg, afirman no encontrar similitud alguna. Coincido con ellos en que, por fuerza, estos libros tienen otro tono y otro aire. Algunas cosas curiosas hay en torno a este libro y los demás que forman, hasta ahora, la lista de novelas escritas por la autora. Por ejemplo, hay una semejanza con los "Harry Potter": los publica una editorial "modesta" (en este caso, Maeva y en el J.C. Rowling, Salamandra) que, a partir de ellos, ha hecho su "agosto". La edición que he leído de "La princesa de hielo" era la número 14.
Literariamente estamos ante un lenguaje sencillo y eficaz, sin elucubraciones ni florituras. La traducción incurre en algunas incorrecciones que no son significativas (por ejemplo, un uso dudoso del usted y del tú en los diálogos) y la autora consigue atrapar la atención del lector durante todo el relato ¿No es esto, precisamente, lo que pedimos a un buen escritor de misterio? Hay, eso sí, un paralelismo entre estos libros y los de Dame Agatha: aunque sus protagonistas no son niños, los niños son unos lectores fieles y han sido ellos los que, a través del conocido sistema del "boca a boca", han ampliado el número de lectores de estos libros. Lo mismo ocurre con Christie. ¿O no recuerdas a qué edad empezaste a leer sus novelas?.
Según dicen sus lectores empedernidos, en esa miniencuesta de la que os hablo más arriba, el primer libro y el tercero son superiores al segundo. Y, este cuarto libro, Crimen en directo, es la consecuencia inevitable del anterior. Lo que no quiere decir que uno no pueda leerlos a su aire, sin seguir secuencia cronológica alguna.
Te recomiendo este libro y todos los de la saga. Puede leerlos toda la familia y eso es muy agradable: comentar, indagar, discutir, reflexionar, contrastar, entre todos, a la hora de la cena o en ese sorpresivo momento de después del desayuno, cuando el día está por imaginar.
Si vas a regalarle un libro a tus hijos por las buenas notas (no olvides hacerlo, sacar buenas notas cuesta un buen trabajo y no me vengas con que es su obligación, etc. etc. ) y si vas a regalarte a ti mismo algo para iniciar tus vacaciones con un buen sabor de boca, te recomiendo este Crimen en directo o que empieces a leer la saga completa. Será estupendo.
Ah. Lo recomiendo incluso para posibles primos de Rafas de Pepas...

Comentarios

camillas ha dicho que…
interesante! Saludos
Caty León ha dicho que…
Hola Camillas. Me alegra que entres en este blog y lo comentes. Sigue comentando cosas, nos interesa tu opinión.

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes

"Recado original" de María Sanz

  María Sanz (Sevilla, 1956) acaba de publicar un nuevo libro de poemas. Viene de la mano de Lastura Ediciones, que ha cuidado el envoltorio tanto como María ha cuidado el contenido. Una preciosa portada y su correspondiente marcapáginas, son la carta de presentación de un libro que ha sido trabajado delicadamente y que incluye poemas memorables. Para leer en noviembre, el mes de la poesía, el de las ausencias, las melancolías, las búsquedas.  Los libros de poesía se leen rápidamente y también muy despacio. Después de esa primera lectura transversal que pone sobre la mesa los asuntos, entra el deseo de ahondar, de sentir el ritmo tal y como se ha expresado, de conocer la música de los poemas, de adentrarse en los primeros versos, tan definitivos y en los últimos versos, tan ciertos. Así la intención está en la cita que abre el libro, Machado, sobriedad y lejanía de lo leve. Y en el primero de los poemas, numerados, sin títulos, está ya el verso que anuncia el conjunto: "Ahora sólo