Ir al contenido principal

Una parada en el camino

Andalucía es una tierra de aluvión y muchos profesores son de otras tierras y, quizá, están un poco ajenos a algunas costumbres que aquí están muy arraigadas. Estos días se produce un acontecimiento que a un gran número de personas les genera un fuerte sentimiento que se traduce en coger sus bártulos y hacer el camino. El "camino" para el Aljarafe, para Sevilla y muchas otras ciudades de Andalucía y de fuera de ella, es el camino hacia el Rocío, hacia la marisma almonteña, al santuario de la Blanca Paloma. Fieles al principio de que todo lo que el alumno ama es una buena fuente de inspiración para el trabajo didáctico, quizá reparemos en que existe una extraordinaria muestra de literatura que tiene que ver con el Rocío. Desgraciadamente, desde hace unos años, las revistas del "corazón" y los programas de tele-basura han propiciado una imagen distorsionada del Rocío y se olvidan las raíces históricas de la peregrinación y sus elementos culturales, religiosos, plásticos o artísticos. Una multitud de oficios crecen en torno a esta romería, la más famosa de nuestro país: zahoneros, talabarteros, floristas, boyeros, bordadores, entre otros, proporcionan los elementos que visten los que hacen el camino y también los componentes de las carretas, el vehículo indispensable para recorrer los kilómetros que separan el origen del destino, en la aldea del Rocío.
En lo que se refiere a la "literatura rociera" hay numerosas muestras de textos narrativos, poéticos y de investigación que recogen las vicisitudes de la romería, en todos sus aspectos. Especialmente asequibles son las letras de sevillanas rocieras, que nuestros alumnos conocen y que pueden ser un elemento de partida para darles a conocer otros aspectos de más enjundia y, sobre todo, para desarrollar su imaginación y su creatividad. No es bueno que se desprecie lo que se tiene más cerca y por eso respetar las tradiciones y entenderlas en su sentido más exacto es una de las tareas que el educador tiene que asumir, dependiendo siempre del entorno en el que realiza su tarea.
El título de nuestra entrada, que es el inicio de una conocida sevillana "una pará en el camino/una guitarra y un cante/ una guitarra y un cante/ y una copita de vino/ y un revuelo de volantes" nos sirve, de todas formas, para contaros que esta mañana, a la hora del recreo diurno, tuvimos ocasión de compartir un agradable desayuno con los compañeros que han actuado de ponentes y moderadores de mesas en nuestras recién pasadas VI Jornadas Pedagógicas. Allí han estado Antonio Granero, Antonio Gosalvez, Rafael Domínguez, José María Sánchez, Balbino González, José María Velasco, Rosario Iglesias, María Díaz, Teresa Cuesta, Inmaculada Juliá, Isabel Celis, Yolanda Rodríguez, Fernando López, María José Andrés y algunos miembros del Equipo Directivo. Al calor del cafelito y del zumo (éste nada caluroso) hemos podido expresar a estos compañeros el agradecimiento del Instituto por su aportación tan valiosa y así animarlos para que continúen en la línea de trabajo e innovación que han querido compartir con todos nosotros. Eso ha sido nuestra particular "parada en el camino".

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes