Larga es la ausencia


Tu soledad, Abril, todo lo llena.
Colma de luz la espuma y la corriente.
Aurora niña con su sol reciente.
Toro en golpe de mar como mi pena.

La soledad del corazón resuena
desierto ya como un reloj viviente,
como un reloj que late porque siente
la marcha de tu pie sobre la arena.

Y así vas caminando sangre adentro,
sangre hacia arriba, hacia el primer encuentro,
sangre hacia ayer en la memoria mía;

¡ay, corazón, donde me pisas tanto¡,
¡qué soledad sin ti, cierva de llanto¡
qué soledad de luz buscando el día.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

Cuando ruge la marabunta

Historia de un narcisista: incapaz de amar

Elizabeth Bennet: la emoción inteligente

Moda femenina en la época de Jane Austen

De cómo el señor Darcy rechaza a Elizabeth

"Normas de cortesía" de Amor Towles

"De vuelta a casa" de María Sanz

Quien no tiene padrinos...

En septiembre