Ir al contenido principal

El sueño de Whitman


Un ultraje cometido en Larache a comienzos de la Guerra Civil es la clave de esta novela. Muchos años después, el editor Claudio Valbuena recibe de manos de Julia Gadea el diario del capitán falangista Alonso Zaldívar, encontrado entre los papeles que dejó su madre. Ella aún no lo sabe, pero en realidad es la hija secreta de ese hombre cruel, supuestamente fallecido, que forzó a su madre con engaños, traicionando al marido que era su amigo de juventud. Pese a la diferencia de edad, Claudio (38) y Julia (66) inician una relación apasionada. Ambos viajan a Marruecos en busca de pistas sobre el origen de ella, con el propósito de recoger material para la edición del diario, y allí se entrevistan con un presunto hermano de Zaldívar que en realidad es el propio capitán, oculto bajo una identidad falsa. Ya de vuelta, y tras la exitosa publicación del diario (donde se da cuenta de la feroz participación de Zaldívar en crímenes horrendos), Julia enferma de cáncer, abandona a Claudio y decide, sorprendentemente, pasar lo poco que le queda de vida en compañía de su padre, a quien de algún modo había reconocido en la anterior visita. Un poema de Walt Whitman, dispuesto en el epitafio de la tumba de Zaldívar, acaba revelando a Claudio, años después, el enigma de Julia.


Este es el argumento de "El sueño de Whitman" de José Luis Ferris, que ha conseguido el Premio Málaga de Novela en 2010. Hay que decir que no es el primer libro importante de Ferris, sino que este profesor de Universidad tiene una trayectoria llena de títulos interesantes, diferentes y que, quizá, ahora sea momento de revisar. "Miguel Hernández: pasiones, cárcel y muerte de un poeta" publicado en el año 2003 por la editorial Temas de Hoy (la misma que lo ha reeditado en 2010, con motivo del primer centenario del nacimiento del poeta), es una obra imprescindible para conocer a Hernández. 

Puedo deciros que, como hernandiana que soy desde que tenía catorce años, conocer a Miguel Hernández no es fácil, pues su biografía se ha llenado de simplificaciones y de lugares comunes. Ferris pone de manifiesto que muchas cosas que se han dicho y publicado, sencillamente no son verdad y, por ejemplo, deja claro que el único que ayudó a Miguel Hernández de muy diversas formas, fue José María de Cossío, quien, primero, le dio empleo en su editorial y luego, entre otras cosas, logró que se le conmutara la pena de muerte por cadena perpetua, empeño en el que tuvo la ayuda de Rafael Sánchez Mazas (el padre de Rafael Sánchez Ferlosio a quien hemos redescubierto con "Soldados de Salamina" la obra de Javier Cercas) y el General Varela (el padre de Casilda Varela, que luego se casó con Paco de Lucía, el genial músico).

Además, Ferris ha escrito un curioso libro sobre un personaje poco transitado: se trata de Maruja Mallo, la pintora, a quien dedica un libro titulado "Maruja Mallo, la gran transgresora del 27".

En "El sueño de Whitman", llamado así por el papel que juegan en el libro unos versos del poeta norteamericano Walt Whitman, volvemos a encontrar, como escenario y telón de fondo, el Marruecos español, en este caso, la ciudad de Larache, de la que se decía que era cien por cien española y cuya plaza de España reproducimos en la imagen.

Pero no quisiera dejar de mencionar el encuentro apasionado y definitivo que en el libro se produce entre dos personas que, a pesar de la diferencia de edad, casi treinta años, son capaces de encontrar ese punto en común que nos une a las personas, incluso contra nuestra propia voluntad. Eso que llaman "química" en el cine y que nos hace creernos una historia entre Julia Roberts y Richard Gere y no creernos para nada otra entre Mel Gibson y Michelle Pfeiffer. Esa "química" es la que se crea entre los dos protagonistas, dando lugar a un sentimiento que es el último tren para ella y un incierto y sorprendente puerto donde atracar, para él.


Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes