Azahar en Sevilla


Antes de salir a la calle para ver a Triana encendida, ante la promesa cierta de una semana llena de nostalgia, vida y olor a azahar, quisiera traer aquí, a este blog al que quizá sus seguidores accedan estos días en los ratos de calma, algunos nombres de quiénes, perteneciendo a la estirpe de Bécquer, han escrito de Sevilla y han convertido a la ciudad en maestra y dueña de sus emociones.
Tantos y tan distintos escritores han plasmado en sus obras lo que esta ciudad ha sido para ellos, y también, por qué no decirlo, lo que no ha llegado a ser, porque, como todas las ciudades extremas, puede ser madre y también madrastra. Pero ahí están ese puñado de nombres, entre otros muchos que mi memoria ahora mismo no es capaz de traer a estas líneas hechas a vuelapluma:
Desde Bécquer y, antes de él, Cervantes, preso en su cárcel, y Cernuda, que quiso a la ciudad que no quiso entenderlo. Y Romero Murube, Sevilla siempre en los labios, aunque él era palaciego. Juan Sierra o Rafael Montesinos. Poetas del exilio interior y exterior. Poetas del 27 que se reúnen en Sevilla para mostrarse al mundo. La ciudad de Manuel Chaves Nogales, su cronista impensado.
Muchos de ellos han hablado de este día: Domingo de Ramos, que se escribe con la luz de la inocencia y de los recuerdos de la infancia. Domingo distinto, según sea nuestro origen, nuestras creencias, nuestra trayectoria, nuestra familia, nuestras costumbres. En muchos hogares sevillanos es mañana de trasiego y mediodía de culminación. Los niños escriben el Domingo de Ramos con el color de la iniciación a los ritos que, quién lo sabe, pueden acompañarlos ya toda su vida.
Y la gente que vuelve. Hoy, Domingo de Ramos, estará Emilio Jiménez Díaz paseando por su Triana, dejando atrás una Córdoba que, aunque bella y plena, no forma parte de su memoria sentimental y, por eso, no puede sentirse abandonada. Hoy estarán los habitantes del Aljarafe volviendo a Sevilla y a Triana. Y también los del Polígono, que tuvieron que exiliarse cuando la especulación colmó el barrio.
Domingo de Ramos en las palabras de los poetas.
Y allí, lejos, ese espeso sabor de las salinas, número 17 de tantas madrugadas, allí, solo en lo alto; alli, sola en la tierra; allí, tan lejos, una calle de piedras y los zapatos nuevos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

Catalina

"Cuarteto de otoño" de Barbara Pym

Andrea, que escribe cartas

"Un domingo en Ville - d' Avray" de Dominique Barbéris

Leer es lo más

¿Y si hubiera esperanza?

Alicia y Dufy

Giacometti y los pétalos rosas

Aquellos ojos verdes...