Ir al contenido principal

María Sanz: poesía


María Sanz nace en Sevilla (1956), ciudad donde reside y se dedica a la creación poética. Publica su primer libro en 1981, y desde esa fecha han visto la luz una treintena de títulos, siendo los más recientes Tu lumbre ajena (Edit. Hiperión, 2001), Dos lentas soledades (Huerga y Fierro Editores, 2002), Tempo de vuelo sostenido (Ediciones Libros del Oeste, 2004), Mínimo sol de invierno (Ateneo Jovellanos, 2006), Voz mediante (Edit. Point de Lunettes, 2006), Lance sonoro (Publicaciones Gobierno de Aragón, 2007), Regazo e intemperie (Colec. Provincia, León, 2007) y Hypnos en la ventana (Algaida Editores, 2009).

Entre los premios obtenidos destacan “Ricardo Molina”, “Cáceres”, “Leonor”, “Tiflos”, “Manuel Alcántara”, “Ciudad de Torrevieja”, “Valencia”, “José de Espronceda”, “Ateneo Jovellanos”, “San Juan de la Cruz-Ciudad de Úbeda”, “Miguel Labordeta”, “Ciudad de Badajoz”, etc.
Sus versos se han recogido en volúmenes recopilatorios tales como Pétalo impar (Antología 1981-1991) (Col. Adonais, Madrid 1991), Un resplandor cercano (Antología sevillana) (Fundación Aparejadores, Sevilla 2002) y Luna de Capricornio (Antología 1981-2006) (Edit. Aguaclara, 2007).

Diversas obras líricas de María Sanz han sido traducidas al polaco, inglés, italiano, rumano, portugués, francés, chino y braille, figurando igualmente en antologías como Quinta Antología de “Adonais” (Ediciones Rialp, 1993), Ellas tienen la palabra (Edit. Hiperión, 1997), Criatura frente a la creación (Revista Salina nº 14, Universidad Rovira i Virgili de Tarragona, 2000), Antología de la Poesía Femenina de España en el Siglo XX (Universidad de Pekín, 2001) y Los cuarenta principales. Antología general de la poesía andaluza contemporánea (1975-2002) (Edit. Renacimiento, 2002).

Entre los estudios realizados a su obra poética se encuentran: “La subjetividad desde lo otro en la poesía de María Sanz, M. Victoria Atencia y Clara Janés” (Sharon Keefe Ugalde). Revista Canadiense de Estudios Hispánicos, Ottawa (Canadá), vol. 14, primavera 1990. Después en Actas X Congreso Asociación Hispanistas, Barcelona, 1992; “Hacia la afirmación serena: nuevos rumbos en la poesía de mujer” (Biruté Ciplijauskaité). Revista de Estudios Hispánicos nº 29, University of Wisconsin, Madison, U.S.A., 1995; “La aventura del orden: Poetas españoles de fin de siglo” (Miguel d’Ors). Editorial Renacimiento, Sevilla, 1998; “La construcción del yo femenino en la literatura” (Biruté Ciplijauskaité). Universidad de Cádiz, Cádiz 2004, y la tesis “La obra de María Sanz: de la contemplación a la creación poética” (Isabelle Chevalier). Universidad de Rennes 2 – Haute Bretagne, Francia, 2005.

En su apartado de poesía infantil aparecen los títulos Carrusel (Edit. Hiperión, Madrid 2003), y Cuentos con rima (Colección Caracol, Málaga 2006). Tiene en imprenta “Nanas para dormir a una flor” (Colección Caracol, Málaga 2010).

Sitios web sobre María Sanz:
www.cervantesvirtual.com/bib_autor/mariasanz/
www.juntadeandalucia.es/cultura
www.portaldepoesia.com/textos_poetas/Maria_Sanz.htm
www.catedramdelibes.com/archivos/000055.html

He descubierto hace poco a María Sanz. Su poesía me parece de una gran belleza, en la línea de los grandes poetas sevillanos y, no lo olvidemos, igual que Cádiz es la ciudad de la música, Sevilla es la ciudad de la poesía.

Aquí tenéis una muestra de sus versos. Espero que leáis muchos más y que busquéis sus libros.


Venecia

Aún la sigues soñando, y es tan plácida
como la rumorosa lejanía
donde se balancean los silencios.
Seda del mar, tapices
en fasto vespertino que provocan
ilusión prematura en los dorados,
cuando vuelven del sol a desangrarse.
El verano barroco
puede ser buena época
para un encuentro a solas con la estatua
más viril, cuyo rostro
posea la belleza del diablo.
Venecia y el amor, tu sueño húmedo
como una estancada cercanía
donde sigues hundiéndote con ellos.



Y ahora, un pequeño secreto: María Sanz lee nuestro blog.

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes