Ir al contenido principal

Termina un cuento...

RUDOLF THE BAD

Rudolf vive en una gran ciudad, una ciudad con grandes rascacielos, con un enorme río, con puentes y con metro. En el metro viaja Rudolf por la ciudad, acompañado de su padre o, a veces, de sus dos primos. Rudolf tiene quince años y no se llama Rudolf, sino Jaime, pero esto no tiene la menor importancia para nuestra historia. Tampoco se apellida The Bad, pero, si alguno de los que leen esto es aficionado al cine, ya entenderá de dónde viene la cosa.

Resulta que Jaime o Rudolf vive en una urbanización con casas, chalets y pisos, todo a la vez. Y en esa urbanización pasan cosas muy, pero que muy raras. Por ejemplo, que desaparecen las cosas. Por ejemplo, que aparecen personas a las que nadie conoce (pero esto es una historia demasiado larga para referirla aquí). Por ejemplo, que los niños se preguntan asombrados cómo es posible que todo eso ocurra y que nadie parezca darse cuenta.

Rudolf y sus dos primos saben que las cosas desaparecen por lo de las banderas. En el Instituto donde estudian, a un par de calles de distancia de su urbanización, había banderas en el patio, rodeadas de césped y colocadas en unos palos muy altos. Bueno, pues las banderas, que eran por lo menos tres, representando cosas distintas, empezaron a desaparecer. En una ocasión desapareció la de la izquierda; después de reponerla, desapareció la del centro. Luego, la de la derecha. Repuestas todas, volvieron las desapariciones y, esta vez, no quedó ni una sola bandera ondeando al viento.

El director del Instituto y el jefe de estudios estaban muy molestos con todo aquello. Las banderas no eran muy caras pero les parecía un gamberrismo total eso de que fueran desapareciendo. Además, era una pena porque quedaban muy bonitas, allí en medio del césped, tan cuidado y verde y las banderas con esos colores llamativos y esos escudos en el centro de las telas.

Rudolf y sus primos se enteraron del tema de las banderas porque eran muy observadores y, cuando llegaba la hora del recreo, jugaban a que se convertían en detectives privados, privadísimos, y se lanzaban a investigar asesinatos, secuestros y demás maldades de la imaginación calenturienta de los novelistas que escribían los libros que a ellos les gustaba leer.

Como Rudolf quería ser de mayor creador de videojuegos pues estaba siempre muy ocupado observando a sus semejantes. Decía que de la vida se podían sacar personajes auténticamente estrafalarios y propios de los videojuegos más curiosos. Por eso se dedicaba a mirar lo que hacían los chavales del recreo y comentaba con sus primos todas las cosas que le resultaban asombrosas.

Así cayeron en la cuenta del tema de las banderas y casi ningún otro niño se percató del ir y venir de las banderas en los mástiles. Cuando el director decidió que iba a estar una temporadita sin reponer las banderas, porque le había costado ya un dinerito al Instituto y el encargado de arreglarlas y colocarlas estaba un poco harto, pues entonces fue cuando Rudolf y sus primos y también alguno más, se sentaron al pie de los mástiles y se pusieron a darle vueltas a la cabeza para intentar desentrañar el misterio.

¿Qué podía haber ocurrido con las banderas del Instituto? ¿Era un juego, una broma, una gamberrada? ¿Quién o quiénes serían los autores de tamaño desaguisado que tenía en vilo al conserje y al director?...



(Ahora entras tú en acción: Escribe las diez líneas finales de esta historia)

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes