Ir al contenido principal

Un misterio cotidiano


Muchas veces nos preguntamos cómo podemos lograr que los niños se conviertan en lectores. Supongo que, al final, todo consiste en que haya un momento en su vida en el que encuentren un libro, unos libros, que les atrapen para siempre. Existen algunas personas que menosprecian ciertas lecturas: consideran que son demasiado simples, inferiores, carentes de enjundia literaria y sospechan que, a través de ellas, lo más que se puede llegar a leer son unos cuántos best-sellers.

Mi experiencia contradice estas afirmaciones. Cuando tenía doce años, más o menos, mi vecina Pepita puso en la puerta de su casa, enfrente de la mía, una caja de libros. Estaba haciendo limpieza en un desván y los libros le estorbaban. Como sabía que a mí me gustaba leer (y que leía todo el rato en lugar de ayudar en la casa, hacer labores, etc.) me avisó y, enmedio de la calle, me recuerdo sentada rebuscando entre los libros. Creo que me los quedé casi todos y así comencé mi propia biblioteca, algo que todo el mundo tiene que tener. Para distinguir esos que eran mis propios libros del resto de los libros de la casa (allí todo el mundo tenía y tiene conciencia clara de qué libros son de cada uno) mi madre me compró un "librerito blanco" que todavía se conserva. Tenía siete baldas y allí coloqué los libros regalados y otros que ya había ido adquiriendo.

En esa caja de libros venía "El misterioso caso de Styles" que resultó ser la primera novela que publicó Agatha Christie con ese nombre y esa temática y la primera que leí de las muchas que escribió, no sólo con ese nombre, tomado de su primer marido, sino también con el de Mary Wesmacott.

Después de esa primera novela, las he leído todas. Uno tras otro fueron llegando los títulos, que solía encontrar en cualquier lugar impredecible: en estaciones de autobuses, en aeropuertos, en quioscos o librerías. Todos, del primero al último.

Ya sé que hay quien piensa que son libros de segunda fila, pero creo que se equivocan. Para empezar, consiguen atraparte y trasladarte a la sosegada (pero misteriosa) campiña inglesa. Olvidarte de las preocupaciones ya es un logro que no se puede despreciar. Luego te acercan a unos modos y costumbres que, de otra manera, no podríamos entender. Quién me dice que ese acercamiento a los personajes de esta autora no fue el inicio de otras incursiones posteriores, en las Brönte, Jane Eyre, Jane Austen (sobre todo), Henry James y otros autores de novela inglesa y también americana (como Edith Wharton, en la misma línea)...

"Inocencia trágica", "El hombre del traje color castaño", "La señora McGinty ha muerto", "Tercera muchacha", "Los relojes", "Las manzanas", "Un cadáver en la biblioteca" son títulos que me vienen ahora a la cabeza sin pensar demasiado. Pero si tengo que elegir el que, para mí, es el mejor de todos, entonces tengo que hablar de "El asesinato de Rogelio Ackroyd", fantástica novela en la que la Christie emplea un recurso narrativo excepcional, que sólo pudo usar esa vez por razones obvias y que no desvelaré por si algún lector de este blog no la ha leído y decide buscarla, sentarse con ella y pasar unas horas inolvidables.

Comentarios

MJRB ha dicho que…
¡Qué sorpresa al ver de nuevo la portada de ese libro de Agatha Christie! Me ha transportado a mi adolescencia, cuando me quedaba leyendo de noche en mi cuarto y mi madre me decía desde la cocina, con voz suave; "Apaga la luuuuuz".
Soy MªJesús. Soy casi vecina vuestra, porque trabajo en la Escuela El Carmen, de Tomares. Procuro despestar en la clase el amor por los libros, por la literatura, el deseo de acercarse a la lengua escrita... Es de los aspectos que más me gustan de mi profesión. Espero que podamos conocernos y quién sabe si alguna vez plantear una actividad juntos. ¡Un saludo y ánimo con vuestro blog!
Caty León ha dicho que…
Hola María Jesús, me alegra que sigas nuestro blog. No estaría mal hacer alguna actividad de pequeñines y grandullones conjuntamente. A ver si se nos ocurre algo. De momento, cuando os apetezca, podéis traerlos a visitar nuestra biblioteca.

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes