Ir al contenido principal

Once libros para el Día del Libro

 


La magia del 23 de abril reside en que ese día tenemos excusa para comprar libros y para lanzar al vuelo nuestras preferencias sin que nadie nos tache de procrastinadoras. Es un momento perfecto para no sentirte culpable por acumular libros, por comprar demasiados o por leer deprisa. Libros, libros, libros. Para que los lectores de este blog tengan noticia de aquellos libros que me apasionan, traigo una selección de once con sus correspondientes motivos, aunque, ya lo sabemos, los libros, como el amor, son química, no requieren motivos. Once libros, diez autores, once editoriales. 

Porque es encantador: Un alma cándida. Elizabeth Taylor. Una historia en la que hay una mujer fascinante que no es lo que ella aparenta ser. Las vidas de los demás giran en torno suyo pero hay algo que se nos escapa y que aparece triunfalmente en el desenlace. 

Porque narra una vida apasionante: Chica de campo. Memorias. Edna O'Brien. La vida de Edna O'Brien está a la altura de sus novelas, porque es intensa, trepidante, valiente y llena de escollos que supo salvar. La escritura es el motivo de su salvación y el paisaje agreste de su Irlanda natal, el telón de fondo al que siempre vuelve. 

Porque te mueres de risa: El asesinato de mi tía. Richard Hull. Si quieres reírte con ganas, lee este libro, poco conocido pero que tiene todos los ingredientes para hacerte pasar un rato estupendo con una literatura bien escrita y muy engrasada. Casi como los coches del protagonista. 

Porque es elegante e intenso a la vez: Estío. Edith Wharton. En ninguna selección de mis libros más queridos puede faltar Edith Wharton, porque es una maestra de la literatura. Este libro, Estío, tiene los ingredientes perfectos para que nos gusten: una protagonista atractiva y un entorno contra el que hay que luchar. 


Porque sus frases son el modelo: Julia Bride. Henry James. El gran maestro de la frase, con permiso de Banville, tiene un tono muy tranquilo en este libro, pero esconde un secreto de la mayor efervescencia. Sus obras siempre acaban siendo algo que no estaba previsto. 

Porque su detective resulta muy atractivo: El caso de Betty Kane. Josephine Tey. La gran escritora de novelas policíacas tiene aquí un curioso caso de desaparición que llama la atención por sus absurdas características. Pues, quién iba a molestarse en secuestrar a una chica así?

Porque es tan intensa como real: Vidas breves. Anita Brookner. Anita Brookner siempre llega a lo más hondo con su estilo conciso, seco pero amablemente descriptivo y con sus historias que parecen sacadas de una de nuestras vecinas cercanas. Hermosas y llenas de poéticos desenlaces. 

Porque anticipa el horror de modo sutil: El malentendido. Iréne Nèmirovsky. Nuestra Iréne siempre tiene un libro a mano para que no olvidemos su vida trágica y sus pesares. Este es el primero que publicó y anticipa temas futuros, sobre todo su mala relación con la madre, ese personaje que, lejos de cuidar y proteger, emerge como una sombra. 

Porque la poesía es la sal de la tierra: Recado original. María Sanz. La poesía no puede faltar nunca y María Sanz es esa poeta que, después de leerla, te deja el regusto de la perfección formal y de la intensidad de contenido. Vivencias, vida, sentimientos y emociones, paisajes, recuerdos, gente. Todo lo que nos hace personas que sufren y gozan. 

Porque es un libro eterno e imprescindible: Orgullo y prejuicio. Jane Austen. Austen siempre anda por aquí. Orgullo y prejuicio hay que leerlo, luego releerlo, luego tenerlo cerca por si acaso. Elizabeth Bennet es esa muchacha que todas hemos sido e, incluso, seguimos siendo. Y su historia tiene la frescura del ahora, a pesar de que se escribió ayer. 

Porque es la obra maestra de su genial autora: Emma. Jane Austen. Y este otro libro de Austen, menos leído y conocido, es su obra maestra. La novela más perfecta y acabada de todas, en la que hay amor, humor, desamor, convenciones sociales, ruptura de esas convenciones, amistad, padres e hijos, fracaso y renacimiento. Todo en un relato con la firmeza de una cinta de plata. 



Autores: Jane Austen, Iréne Nèmirovsky, Anita Brookner, Josephine Tey, Elizabeth Taylor, Edna O'Brien, Richard Hull, Henry James, Edith Wharton, María Sanz. 

Editoriales: Gatopardo Ediciones, Errata Naturae, Lastura Ediciones, Alianza Editorial, Salamandra, Libros del Asteroide, Rara Avis (Alba Editorial), Hoja de Lata, D'Época Editorial, Veintisiete Letras. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes