Ir al contenido principal

"Bajo la superficie" de Daisy Johnson

 


La editorial Periférica se ha hecho con los derechos de publicación de esta joven autora, de la que sé poco pero que tiene un libro de relatos que fue nominado en 2017 a los Man Broker y que publicó en 2018 esta novela que ahora saca Periférica en español. Se titula "Bajo la superficie" y es una extraña historia, con personajes extraños y una rara manera de hacerte entrar en el argumento. Lo más importante de todo es lo bien escrito que está y cómo la historia se trenza para llegar a una conclusión que tiene visos de verosimilitud. La narración cambia de decorado y de personajes y nos avisa por medio de los títulos de los capítulos. Hay títulos que se repiten y que, por tanto, se refieren a una historia interrumpida que continúa. También hay personajes que  comienzan siendo una cosa y terminan siendo otra, así como otros potentes y esclarecedores, como la propia protagonista Gretel. 

Gretel fue una niña con una vida complicada, de esas vidas que terminan siempre en asuntos sociales. De hecho, ella estuvo viviendo en una casa de acogida, o en varias, antes de formarse para trabajar como lexicógrafa, rellenando las actualizaciones del diccionario. Para alguien que trabaje en este cometido está claro que las palabras son muy importantes. Y, en realidad, el libro nos dice dos cosas bastante diferentes. La primera es que el lenguaje configura el mundo y que, depende cómo nombremos las cosas, estas son de una manera o de otra. Pero la segunda, que aparentemente es contradictoria, nos dice que los nombres a veces son solo eso, palabras, y que no significan nada, porque pueden estar equivocados o expresar realidades cambiantes. Por eso es, en el fondo, tan importante, la definición que las palabras tengan en cada uno de los momentos de la vida. 

Luego hay una situación que también tiene muchos engranajes de los que hablar. Se trata de la madre de Gretel, llamada Sarah. Sarah es una mujer con un carácter tan difícil que le ha impedido vivir en sociedad. Ella solo puede vivir sola y de un modo casi salvaje. Por eso ha estado casi siempre en los canales del río en Oxford, casi como un animal, escondiéndose, viviendo en la naturaleza menos propicia y arrastrando con ella a su hija, Gretel. Sarah ha desaparecido de la vida de Gretel durante dieciséis años, justo el tiempo que la muchacha utiliza para labrarse un medio de vida. Pero, en un momento dado, y así se inicia la historia, la madre se reencuentra con la hija y entonces tienen que convivir las dos. Las dos y el Alzheimer que la madre sufre. Entonces la existencia de la hija deja de ser tranquila y se convierte en una alerta permanente porque su madre puede hacerse daño, puede perderse, o hacer que las cosas se enreden de una forma inadecuada. No parece que esto tenga solución, salvo el paso del tiempo. 

La historia, que comienza en ese reencuentro, se mueve en flackbacks constantes, que cambian el escenario, los personajes y el momento narrativo. Hay que estar atentos para que no se vayan los detalles, que aquí importan mucho. Pero, si los sigues, entonces tendrás el caleidoscopio completo, la historia en toda su extensión. Ayuda el que el libro esté tan bien escrito. Utiliza convenientes elipsis para eliminar lo desagradable y también para ayudarnos a saltar en el tiempo cronológico. Es una primera novela que tiene ya señales de que su autora va a ser una gran escritora y solo tiene, ahora mismo, treinta años, pues nació en 1990, en el Reino Unido, en una localidad aún no confirmada por los datos que tenemos. Pronto sacará Periférica una segunda novela y entonces podremos comparar y saber si esto es una casualidad o es una promesa cierta. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes