Ir al contenido principal

"Un guiso de lentejas" de Mary Cholmondeley

 


Un guiso de lentejas. Mary Cholmondeley
Título original: Red Pottage
Nocturna Ediciones, 2019
Traducción del inglés: Ricardo García Pérez
Publicación original: 1899

He aquí la historia de dos amigas jóvenes y solteras, que, a pesar de sus diferencias personales y de objetivos entienden que el mantenimiento de esa amistad es prioritario. Ese concepto de amistad indisoluble es uno de los valores del libro. Implica respeto a las ideas y conductas del otro; implica disponibilidad; implica generosa atención, escucha activa. La otra gran cuestión que el libro plantea es la que se refiere a la elección del destino de cada uno, de la vida de cada uno, tal y como desea vivirla y formularla. No es fácil esa elección, porque la mayoría de las veces no se sabe lo que uno quiere hasta que, quizá ya es demasiado tarde para elegir, o porque hay metas que parecen lejísimas e, incluso, imposibles de conseguir. No solo porque implican esfuerzos personales sino porque la sociedad te pone trabas. No hay que tener miedo sino a tus propios límites, nos quiere decir el libro. Y decirlo en 1899 tiene mucho mérito. 

La novela tiene tono satírico y este equilibra un poco la profundidad del análisis psicológico y la crítica social que realiza. El papel de las mujeres se pone en cuestión desde la propia experiencia de la autora, que escribió con pseudónimo sus tres primeras obras y solo firmó con su nombre a partir de la cuarta. Su vida personal tampoco estuvo muy orientada al trabajo profesional, ya que cuidó a su madre durante treinta años y el resto del tiempo lo dedicó a la escritura. Fue precisamente esta novela, Un guiso de lentejas, la que obtuvo una gran acogida y le permitió cierto contacto con el mundo literario, en primer lugar por su amistad con Henry James y, en segundo lugar, por intermediación de su tío Reginald Cholmondeley, que era amigo del escritor americano Mark Twain. Ella había tenido ocasión, no obstante, de formarse en su propia casa, como hija de vicario que era. 

Las protagonistas del libro son Rachel West y Hester Gresley. Esta última es escritora y ha publicado ya un libro de éxito. Está ahora inmersa en su segunda obra, la que debe consagrarla y afirmar su profesión. Una serie de circunstancias familiares la han llevado a vivir con su hermano, que es vicario, y su cuñada. Esta no será una convivencia agradable porque nunca lo es la dependencia. En cuanto a Rachel West, ha elegido el camino del matrimonio y tiene pretendientes donde elegir. Su posición le permite hacerlo, pero entrará de lleno en un absurdo triángulo amoroso, nada conveniente, que la llevará a trastocar su vida de un modo muy desagradable. Las dos amigas mantienen esa amistad, se apoyan, se entienden y se complementan, aunque sus ambientes son diferentes y también sus deseos y metas. 

Reseña de la autora: 
Mary Cholmondeley Hodnet, Shropshire, 1859-1925. Comenzó a publicar en 1886 y publicó su último libro, su autobiografía, Under One Roff, en 1817. Solamente dos de sus obras han sido publicadas en español, The Pitfall (1902), Un inconveniente, traducido por Israel Centeno, postfacio de Marta Sanz, editorial Periférica, Cáceres, 2011. La segunda de ellas es la que es objeto de esta entrada, Un guiso de lentejas

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes