Ir al contenido principal

"Protege a tus hijas" de Diana Tutton



"Protege a tus hijas", la segunda novela que escribió Diana Tutton, se publicó en 1953. La escritora solo escribió tres novelas, las dos restantes son "Mamma" publicada en 1956 y The Young Ones, de 1959. La colección Rara Avis de la editorial Alba, en su recuperación de textos inéditos de autores poco conocidos o no traducidos al español nunca, publica este libro en marzo de 2020. 

El libro está ambientado en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial. La familia Harvey (padres y cinco hijas) vive en un pueblecito cercano a Londres. Son tiempos de racionamiento, de incertidumbre y de reconstrucción para toda Europa. El padre (Padre) es un estrafalario escritor de novelas policíacas de éxito, de carácter raro, misántropo casi, que no quiere mezclarse en las otras vidas e intenta preservar su intimidad todo lo que puede, para lo que suele encerrarse en su vestidor. Por su parte, la madre (Madre) es una flor bella y delicada, pintora de ocupación más que de profesión, con una debilidad cierta sobre la comida, por lo que acapara muchos de los alimentos que llegan a la casa con dificultad y se los zampa, esta es la palabra, en soledad, en su propia habitación, sin que las hijas la molesten en absoluto, porque para eso están aleccionadas. Esta complicada pareja tiene un modo de vida muy particular, alejado de la gente, sin contacto social nada más que el imprescindible, y con una filosofía que atañe a sus hijas y que, asimismo, las aisla. Por ejemplo, nunca han recibido educación externa y lo más que han tenido es una institutriz que, cuando la novela comienza, ya no está en la casa. Tampoco queda en casa ya la hermana mayor, Pandora, que se ha casado y se ha ido a vivir a Londres con su esposo, el joven James Tremayne

Es precisamente esa circunstancia, la boda de Pandora, lo que abre los ojos de la muchacha y, cuando vuelve a su casa de visita, empieza a comprender que lo que allí sucede no es normal. No puede hablar de maltrato, pero sí de un sistema de vida que es todo menos adecuado. La segunda hija de la casa es Thisbe, la tercera se llama Morgan y es la que toma la voz de narradora en la historia. La cuarta hija es Cressida y tiene ya dieciocho años. La más pequeña, que tiene un nombre "normal" porque se lo puso su padre y no su madre, según cuentan (la madre se cansó por lo visto de ponerles nombre a sus hijas), se llama Teresa

Pandora, con su nuevo punto de vista, intentará que la vida de sus hermanas cambie, sobre todo la de la pequeña Teresa, que está todavía en edad de ir al colegio. Pero se topará con el muro de todos que no entienden por qué hay que cambiar algo que, según ellos, marcha estupendamente. El síndrome de Estocolmo funciona a la perfección. Y los detalles de la vida en común irán deteniéndose en cada caso y cada circunstancia, de forma que la claustrofobia sea uno de los sentimientos que afloren. La técnica del punto de vista, hábilmente trabajada por la autora, es el elemento que hace que el lector pueda seguir el desarrollo y entrar en los entresijos de una familia tan especial. ¿Vida natural o aislamiento intencionado? ¿Padres protectores o antisociales? ¿Qué pasa en la casa de los Harvey? 

Protege a tus hijas. Diana Tutton. Editorial Alba, colección Rara Avis. Marzo, 2020. Traducción de Miguel Ros González. 

Diana Godfrey-Fausset-Osborne (1915-1991). Se educó con institutrices en la casa familiar de Kent. Se casó con el capitán John Tutton y estuvo viviendo indistintamente en Londres, Kenia y Malasia. Trabajó como enfermera militar y tuvo una granja. Escribió tres novelas, de las que "Protege a tus hijas" es la segunda de ellas y la primera publicada. 

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes