Ir al contenido principal

Los paraguas de Bath

 

(Rupert Bunny, 1907)

Los tiempos de Jane Austen fueron de renovación y cambio, de guerra y revoluciones. Toda su vida su país vivió en guerra contra Francia y tuvieron lugar acontecimientos históricos tan relevantes como decisivos para la historia mundial: la guerra de la independencia americana, la revolución francesa, el reinado de Napoleón Bonaparte, la guerra contra Francia, la revolución industrial...Cambios sociales, políticos, económicos y también en la mentalidad y en la forma de vida. Al mismo tiempo que Inglaterra estaba en guerra contra los franceses, se traían de París todas las novedades por muy frívolas que parezcan. Y Bath era la ciudad que recibía con mayor agrado esas modernidades. Fue en Bath donde Jane conoció el invento de los paraguas. Es verdad que en la China antigua ya se utilizaban y que hay vestigios de parasoles en algunos momentos de la historia, más bien para proteger del sol o para realzar a alguna personalidad en el interior. El uso, sin embargo, del paraguas para la calle, para la gente corriente y para la lluvia, es bastante posterior y aparece en 1705 con el francés Jean Marius, que crea un paraguas de tafetán impermeabilizado, ligero y plegable, para que las mujeres pudieran usarlo con facilidad. A Jonas Hanway, un filántropo inglés del siglo XVIII, se le señala como el primer hombre en atreverse a salir a la calle en Londres con un paraguas. Más tarde, la época victoriana consagró el uso del paraguas como algo usual. 

Pero en los años finales del XVIII y principios del XIX, cuando Jane Austen frecuentaba las calles de Bath, todavía era una novedad y no muy bien aceptada por los viandantes. Los paraguas georgianos eran de tela aceitada para que el agua resbalara por ella y no calara hacia el interior. Pesaban muchísimo y ocupaban un espacio voluminoso en las calles de Bath. Teniendo en cuenta que esas calles estaban siempre atestadas de gente que iba y venía o simplemente paseaba, no es de extrañar que los cocheros y los porteadores de sillas les gritaran con hostilidad y protestaran de lo que consideraban un estorbo a la hora de deambular. 

Esas discusiones eran muy frecuentes porque Bath es una ciudad muy lluviosa, lo que se unía al problema propio de humedad y al ambiente fangoso debido a su peculiar conformación urbanística y al trasiego hacia los baños romanos que constituían la principal atracción para todos. A Jane no le gustaba ese tipo de entorno húmedo y pegajoso, que jugaba muy malas pasadas a las chicas cuando iban vestidas, por ejemplo, para un baile, con zapatos de seda o similares. Es verdad que Bath era una ciudad que cuidaba mucho la iluminación de las calles y estaba bastante más iluminada de lo normal para la época porque se habían adoptado los candiles de aceite. Sin embargo, esto molestaba a Jane, que padecía frecuentes problemas oculares que se agravaban con el polvo y la luz excesiva que los candiles producían. Prefería con mucho el tono más matizado de las velas y los paseos por el campo y no por las calles atestadas de la ciudad. Paraguas y candiles, dos inventos modernos que no tuvieron el beneplácito de Jane Austen, como puede rastrearse en sus novelas si estamos atentos a las opiniones que expresan algunos de sus personajes. Austen hablaba por boca de ellos y es en la lectura de sus novelas donde se puede conocer, mejor que por otros medios, lo que Jane Austen pensaba de este nuevo mundo.


(Rupert Bunny, 1908)

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes