Ir al contenido principal

Los libros de marzo



Entre las lecturas algunos libros maravillosos, Objeto de amor, colección de cuentos de Edna O'Brien, l una auténtica maravilla, que voy leyendo poco a poco porque siempre encuentras cuentos que te interesan. Relatos son también los que contienen los libros memorialísticos de José Cenizo Jiménez (Tipos de interés) y Víctor Colden (Veinticinco de hace veinticinco). 

Algunas lecturas no han sido novedades literarias, sino libros que tenía aparcados desde hacía algún tiempo: "Protege a tus hijas" de Diana Tutton. Es un libro extrañísimo, yo diría que casi terrorífico, porque cuenta una historia desmesurada, una historia que bien podría valer para un guión de serie negra. Otro clásico es el que escribieron al limón Charles Dickens y su gran amigo Wilkie Collins, Los perezosos. 

Además, algunas reediciones novedosas, como Insolación de Emilia Pardo Bazán, con motivo de su efemérides.  A Pardo Bazán la están descubriendo ahora muchos lectores y este libro de Alianza Editorial es una buena forma de acercarse a ella, con una historia rocambolesca y llena de ironía y sutileza y unos personas estrambóticos al máximo. 

Entre los recién publicados en febrero está el libro de Espido Freire "Tras los pasos de Jane Austen", el último libro de Elizabeth Strout Luz de febrero, donde vuelve el personaje de Olive Kitteridge. Espido Freire vuelve sobre el tema de Jane Austen. "Luz de febrero" es una especie de continuación del libro sobre Olive, que lleva esa nombre, pero he visto que tiene menos fuerza, menos garra que el anterior. Lo nuevo, aunque es uno de sus primeros libros, de Delphine de Vigan, también está aquí: No y yo. 

Dentro del apartado de ficción tengo que decir que el libro que más me ha impactado, impresionado y entretenido ha sido Tres de Dror Mishani. Es un libro elegante, bien escrito, con una trama ajustada en la que no hay agujeros ni errores, lleno de personalidad y con un lenguaje punzante y a la vez complejo. Me ha parecido lo mejor de este mes y lo recomiendo vivamente. Una forma de abordar lo policíaco con inteligencia y de una manera que no usa los típicos trucos sino que la trama está trabajada de forma magistral. 

Y en no ficción hay una biografía de Dashiell Hammett, escrita por Nathan Ward que es interesante y tiene un planteamiento genial, partiendo de cuando era detective en la Pinkerton. Además, un libro de flamenco escrito por José María Velázquez-Gaztelu y publicado por la editorial Athenaica: De la noche a la mañana. 





(Pintura de cabecera: Childe Hassam, Mujer leyendo)

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes