Ir al contenido principal

"Insolación" de Emilia Pardo Bazán

 


Alianza Editorial conmemora el centenario de la muerte de Emilia Pardo Bazán con esta edición ilustrada de "Insolación", que ofrece esta sensacional portada y que es una oportunidad para quienes no conozcan la obra de Doña Emilia, si es que hay lectores avanzados en esta circunstancia. El original se publicó en 1889, envuelto en una nube de escándalo incluso entre sus colegas escritores. Pero el libro está ahí como prueba de la evolución formal de la Pardo Bazán, desde el naturalismo al retrato psicológico y también de su apuesta por una visión femenina alejada de vaivenes románticos y centrada en el derecho de la mujer a vivir su propia sexualidad y a expresar sus sentimientos. 

La historia tiene formato clásico: una joven viuda que ha estado casada con un marqués (el de Andrade) bastante más mayor, abandona su vida ordenada y vacía cuando conoce a un atractivo mujeriego del que se queda enamorada perdidamente. Hay otro pretendiente (Gabriel Pardo) que se queda con dos palmos de narices al ver cómo Asís Taboada, que es el nombre de ella, cae en brazos del gaditano Diego Pacheco, que es el joven de marras. Todo comienza y acaba en la alcoba de la muchacha, primero con una jaqueca horrorosa producto del día anterior en que, siendo San Isidro, ha abusado del sol y de Pacheco; al final, con un desenlace abierto en el que puede ocurrir de todo, incluso boda, pero después de que ella haya decidido vivir la vida sin cortapisas. 

Está claro que, con esta novela, Emilia Pardo Bazán cruza una raya que en aquel tiempo era muy vívida y que se refería al papel de la mujer en la sociedad. La división entre buenas y malas mujeres estaba a la orden del día. Asís Taboada estaba bien considerada en la sociedad y ante sí misma mientras prescindía del deseo o de la pasión. Vivir siendo viuda de buen ver, sin entrar en otras componendas, es un camino relativamente fácil y bastante aburrido. No haber conocido el placer estaba a la orden del día en las mujeres de la época, incluyendo las casadas. Parecía que el disfrute de la relación sexual estaba mal visto y, desde luego, aquí se añaden otros condicionantes, como el que Pacheco sea más joven que ella. Todo se junta para que la pareja esté mal vista. Esa reivindicación sitúa a la novela en un ámbito novedoso para su tiempo y por eso tuvo una acogida tan irregular y ha tenido que esperar para ser reconocida en lo que vale, tanto por su estilo, por su temática y por su planteamiento literario y psicológico. Abre así la puerta a una literatura de mujer que no era usual en esos tiempos en que eran los hombres los que hablaban de las pasiones femeninas y las grandes adúlteras se ofrecían en versión masculina: Anna Karenina, Ana Ozores y Emma Bovary. Por primera vez, la mujer habla de la mujer que no es como los demás esperan. El aire casi costumbrista que la Pardo Bazán da a su novela, castiza y llena de expresiones rotundas y populares, todavía le da mayor verosimilitud. 

Insolación. Una historia amorosa de Emilia Pardo Bazán. Alianza Editorial, 2021. Ilustraciones de Irlanda Tambascio. 

Emilia Pardo-Bazán y de la Rúa-Figueroa (La Coruña, 16 de septiembre de 1851-Madrid, 12 de mayo de 1921), fue condesa de Pardo Bazán,  y también novelista, periodista, ensayista, crítica literaria, poetisa, dramaturga, traductora, editora, catedrática y conferenciante española, introductora del naturalismo en España. 

Irlanda Tambascio Waine es una directora, montadora e ilustradora dedicada a las narraciones audiovisuales y editoriales.

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes