Ir al contenido principal

"El conde de Montecristo" de Alexander Dumas

 

Esta sí es una novela por la que el tiempo no pasa. Es una aventura tan fantástica, tan interesante, que por mucho que los años pasen nunca deja de tener su atractivo. Puedes leerla en cualquier momento, siempre te llegará un relato en el que están las principales emociones del ser humano, el amor, el odio, la venganza, la envidia, la justicia, el poder, la ambición...y también algunos personajes inmortales, como ese Edmund Dantés apresado injustamente, condenado sin juicio; o ese Abate Faría, un hombre que es, a la vez, sabio y práctico. O los malos, Danglars, Fernando Mondego, Caderouse, Villefort, auxiliados en sus acciones por otros que hacen de comparsa de la injusticia. También hay personajes buenos, como el padre del protagonista, el armador Morrel, la bella Mercedes Herrera que es su prometida, Alberto que es hijo de Mercedes...

Todo comienza con la llegada a Marsella del bergantín "El Faraón", cuyo armador es Morrel. Edmund Dantés, como segundo oficial a bordo, se ha hecho cargo de la capitanía al morir el capitán durante la travesía. Su ascenso a capitán, sus planes de boda con Mercedes y, en general, el aprecio y admiración que disfruta, despiertan la envidia de esos cuatro malos, que intentan buscar la forma de hundirle. Para ello usan una carta falta en la que le acusan de ideas bonapartistas. Sin embargo, el fiscal Villefort le libera de los cargos después de hablar con él. Dantés le cuenta con toda naturalidad que han pasado por la isla de Elba, donde Napoleón está confinado, por expreso deseo de su capitán y que él no tiene nada que ver en el asunto, aunque trae una carta que debe entregar a su destinatario. Él no ha leído la carta, por lo que desconoce el contenido, pero comete el error inocente de decir a Willefort a quien ha de entregársela y ese no es otro que su propio padre, agente bonapartista que pone así en peligro la carrera política del mismo Willefort. Así queda sellada la desgracia de Dantés, que se ve engañado y conducido al castillo de If, una horrible fortaleza en medio del mar, con mazmorras terribles y húmedas, donde los prisiones están en situación continua de miseria y maltrato y donde deberá pasar toda su vida. Estas son las perspectivas de Dantés cuando todo esto se consuma. 

La suerte de Edmond es encontrar allí otro prisionero nada usual. El abate Faria lleva años encerrado y, cuando intenta llegar al mar para escaparse por medio de un túnel, se equivoca en sus cálculos y termina entrando en la propia celda de Dantés. Los dos hombres se sienten confortados del contacto humano entre ambos y sellan una gran amistad que tendrá sus frutos. Aquí está una de las grandes dicotomías del libro: lo bueno y lo malo se entrelazan con gran facilidad. Faria ayudará a Dantés enseñándole todo lo que sabe y disponiendo que sea él quien pueda acceder al tesoro escondido en la isla de Montecristo, para lo cual le entregará un escueto mapa en un papel. Cuando muere, es Dantés el que aprovecha la circunstancia, en una escena muy conocida por todos, para hacerse pasar por el muerto y ser así arrojado al agua. Los contrabandistas que lo recogen navegarán con él por muchos lugares antes de llegar, por fin, a la isla mencionada por Faria y, de ese modo, que Dantés logre el objetivo de encontrar y apropiarse del fabuloso tesoro. 

(Dufy)

Aquí termina la primera parte, la parte más dura y difícil porque significa la injusticia, la cárcel, los malos tratos que recibe Dantés, la pérdida de su amor de juventud, el alejamiento de su familia y la estancia en esa brutal cárcel sin motivo. También cuenta el encuentro con el abate Faria y el renacer, así, de la esperanza, que ya creía perdida. 

Desde el momento en que se hace cargo de todo ese tesoro, los esfuerzos de Dantés se dirigen a vengarse de las cuatro personas que han labrado su desgracia y para ello elabora un plan maquiavélico, un plan largo y difícil pero con todas las garantías de éxito por su perseverancia y su detallismo. Disponer de tantos recursos económicos hace posible que pueda cumplirlo y, ya en Francia, primero en Marsella y luego en París, Edmundo Dantés, ahora Conde de Montecristo, va enhebrando su venganza. 

No será difícil llevar a la ruina a Danglars, buscar la desgracia a Caderouse o hacerse amigo de Mondego y Villefort, para asestar el golpe definitivo. Sin embargo, Dantés aprenderá algo mientras se encarga de todos estos manejos. Que a veces la venganza termina afectando también a seres inocentes y que no es el hombre el que tiene que reparar las injusticias a su modo sino que la justicia tiene sus normas, el único ser superior que puede poner las cosas en su sitio es Dios y el odio y el rencor son malos consejeros. Todo eso lo aprende Dantés cuando sus actos van dando lugar a una serie de dificultades en cascada que lo hacen pensar y reflexionar sobre su propia conducta. En este sentido, la obra tiene una especie de redención del héroe y de enseñanza a los lectores, que, a estas alturas del relato, están encantados con que se vengue y cuanto más, mejor. Pero los escrúpulos de conciencia alertan al protagonista de que las cosas, de ese modo, van a terminar por no satisfacerle. Porque el amor se entrecruza en sus acciones y modifica su forma de ver las cosas. 


(Dufy)
La novela, como era usual en la época, se publicó por entregas, en total dieciocho, y tuvo un éxito total desde el principio. Las adaptaciones cinematográficas y televisivas han sido muchísimas y en todas ellas resplandece el espíritu Dumas, ese que ha inspirado, a su vez, a otros escritores. Entre las adaptaciones hay una especialmente interesante, la que se hizo a finales de los sesenta en España, en el espacio Novela, y que protagonizaba el gran actor José Martín, que vivió siempre siendo "el conde" y murió hace un año sin dejar de serlo. 

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes