Ir al contenido principal

"Tres" de Dror Mishani

 


Adictivo. Impactante. Brutal. Un thriller de los que impresionan. Una historia bien urdida y nada corriente. 

Hay que tener mucho cuidado a la hora de hablar de este libro. El spoiler aquí no está permitido, por mucho que puedas imaginarte el desenlace (los desenlaces) mientras estás leyéndolo. Hay tres mujeres y un hombre. Orna, Emilia y Ella conocen a Guil, cada una de diferente forma. Orna está recién divorciada y sufre por ello, al igual que su hijo, Eran. Emilia es una emigrante que ha llegado desde Letonia a Tel-Aviv, con problemas económicos y una sorprendente falta de horizontes. Ella escribe su tesis doctoral en un café. El hombre tiene una forma muy concreta de relacionarse con ellas. Ellas terminan sabiéndolo. Las consecuencias varían, pero lo que no cambia es su modus operandi, es decir, una característica que a él lo define y que los lectores podemos apreciar y reconocer. Porque el retrato es fiel, porque hay gente así. La vida de ellas cambia al conocerlo, se trastoca. Aunque no todas juegan limpio. Y hasta aquí puedo leer. 

Llama la atención el perfecto uso del tiempo cronológico, que forma un entrelazado en la que los acontecimientos encajan como en un puzzle. Ese tiempo es, en realidad, la verdadera argamasa de la historia porque lo ajusta en su mecanismo de relojería extraño y lleno de calles sin salida. El narrador cuida la estructura del tiempo para lograr el efecto que desea: hacernos entrar en la historia sin vacilar hasta que nos veamos atrapados en ella. Y, de igual modo que él tiene rasgos muy definidos que lo hacen reconocible, ellas presentan un pasaporte emocional en el que podemos encontrar algunos aspectos comunes, definitivos, que explican el porqué de algunas cosas de las que suceden. 

El libro tiene muchos premios y sus derechos han sido comprados con destino a una película. Se publicó en el original en 2018. Mishani es un autor muy reconocido por su primera novela, Expediente de desaparición, en la que creó la figura del inspector Abraham Abraham. A partir de ese primer éxito se ha visto traducido a más de veinte idiomas y ha obtenido numerosos premios. Esta novela va por otros derroteros, aunque se inscribe plenamente en el thriller psicológico donde es tan importante lo que sucede como lo que los personajes son o parecen ser. Es una escritura elegante, original, detallista sin ser cansada, que aborda historias muy actuales pero con un tono clásico, casi intemporal. Sus frases cortas, lacónicas, recuerdan a Dashiell Hammett, aunque aquí la maldad adquiere un aspecto bastante más inquietante e irreconocible, en la estela de Patricia Highsmith. 

Tres. Dror Mishani. Editorial Anagrama. Panorama de narrativas. Traducción de Sonia de Pedro. 

Sobre el autor (editorial): Dror Mishani (Holón, 1975) es un escritor, traductor y editor israelí especializado en literatura policíaca. Hizo su debut en 2011 con el thriller Expediente de desaparición, el primero de una serie protagonizada por el inspector Abraham Abraham, que le valió el Premio Martin Beck a la mejor novela policíaca extranjera publicada en Suecia. Sus obras se han traducido a más de veinte idiomas y han sido candidatas a premios tan prestigiosos como el CWA International Dagger. Tres, su cuarta novela, ha sido finalista del Premio Sapir de Literatura en Israel y el Grand prix de littérature policière en Francia, y ha ganado el Deutsche Krimipreis, en la categoría In-ternacional, en Alemania; será llevada al cine y a la televisión por los productores de la serie Homeland. Actualmente vive en Tel Aviv junto con su mujer y sus dos hijos.

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes