Ir al contenido principal

Notas sobre libros, lectura y escritura. Víctor Colden

 


He aquí un Cameo, el último de la temporada, que  ha realizado Víctor Colden y que contiene algunas reflexiones sobre libros, lectura y escritura. En las imágenes, tres de los libros publicados por este escritor, un gran amante de la literatura y de la belleza de la palabra. 


El final de ese libro ya lo conocemos: ganan… las erratas.

*

Resiste la tentación con todas tus fuerzas: no quieras conocer a tus autores preferidos. ¡Resiste con todas tus fuerzas!

*

Hace unos días volví a encontrarme con una de esas boutades que tal vez encierren algo de verdad, pero que ya cansan por repetidas: «El escritor también lo es cuando no escribe». Sí, muy bien, muy bien, pero que escriba.

*

En nuestras estanterías juntamos a veces, con un poco de zumba, los libros de autores enemistados (Marsé y Umbral, Trapiello y Marías…). «Venga, a hacer las paces».

*

¿Se puede escribir una novela sin una buena dosis de egoísmo? El que se necesita para, haciendo caso omiso de lo de alrededor, dedicarse a ir levantando ese otro mundo.

*

Por un lado, quienes critican desdeñosamente una novela porque en ella pasan cosas. Por el otro, quienes desprecian los textos en los que no pasa nada. «La obra de X es superior, porque sus personajes están vivos», asegura uno. «Z sí que es un autor moderno», afirma otro, «porque sus libros se sostienen en el lenguaje, y no hace falta en ellos ni anécdota ni casi personajes». A los lectores que apreciamos obras de tipos distintos —pensamos que en todos puede alcanzarse la excelencia—, estos juicios categóricos nos aburren. Y empezamos a sospechar que se sustentan solo en gustos personales: «Prefiero esto, y busco una justificación para sostener que es mejor que aquello».

*

—Extraño concepto de la amistad el de los amigos que no compran los libros que uno escribe.
—¡Más extraño aún el tuyo, al escribirlos y pretender que los compren!

*

Parece que no basta ser autor, editor, librero o bibliófilo: raramente se encuentra ya a uno que sepa, en un libro, cuál es su portada, y que no utilice esa palabra para referirse a lo que en realidad se llama tapa o cubierta. (Bibliotecarios sí, deben de quedar algunos…).

*

Si no te quejas de lo poco que se venden tus libros, de la escasa promoción que hace la editorial, de la indiferencia en torno a lo que escribes…, ¿no será que en el fondo no eres escritor?

*

Escritores que no hablan nunca bien de otros escritores, de sus libros. Ni mal. Solo hablan de sí mismos, de sus propios libros. Qué… asfixiante. Y qué sospechoso.

*

También en literatura (¿sobre todo en literatura?) anda a veces el rey desnudo: y muchos lo aplauden al pasar, convencidos ya tal vez —o no— por el entusiasmo de los otros.

*

Escritores que no escriben: uno de ellos, que no produjo nada en años, me confesó que durante aquel tiempo sintió cómo su estilo iba evolucionando.

*

La fascinación por los autores suicidas. Woolf, Pavese, Plath, Pizarnik, no sé. Hay lectores que se quedan atrapados ahí. Cada uno hace sus elecciones, claro, y tiene sus gustos (a mí me encantan Woolf y Pavese), pero quedarse atrapado ahí…, no sé.

*

La novela debe ser así. La novela debe ser asá. La poesía tiene que hablar de esto. La poesía tiene que hablar de aquello. Marguerite Duras: «Escribir no es contar una historia». Torrente Ballester: «La literatura es imaginación o no es nada». Bla, bla, bla… Será cuestión de edad, pero cada vez aguanto peor estos dictámenes arbitrarios, tantas veces basados en meras preferencias o limitaciones personales, cuando no en una extraña incomprensión de lo ancha y variada que es la literatura.


[FIN]




Si quieres conocer más de Víctor Colden aquí tienes su página web:

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes