Ir al contenido principal

Bodas y Spencer Tracy

 


(Fotograma de "El padre de la novia" con Elizabeth Taylor como Kay y Spencer Tracy como Stanley, su padre. Dir. Vincente Minnelli, 1950)

Cuando veo películas de bodas siempre recuerdo los lirios azules. Eran de tallo largo y estaban anudados con un lazo gris. Todo en esa boda era azul, incluso el escenario, al borde del mar del levante. El viento azotaba como en esos días en los que hay que sujetarse la falda y el juzgado no parecía un telón de fondo muy romántico, aunque lo fue. Hubo otra boda antes, de rosa y verde, pero, en realidad, aunque con más protocolo y más gasto, no llegó a la íntima fastuosidad de la boda de los lirios. 

Spencer Tracy (1900-1967) es el padre de la novia y derrama su encanto por la película al modo Minnelli, con elegancia y una experta vocalización llena de chispa. Aunque ha habido otro remake nadie hay comparable en el cine con la bondad irónica de Tracy, que fue actor vocacional, padre entregado y una persona en la que se podía confiar. Su hijo John, que murió en 2007, nació sordo y a él se dedicaron los padres con la fuerza de la necesidad. Así se fundó el Centro John Tracy para niños con dificultades auditivas, que todavía hoy sigue ejerciendo una labor impresionante en este campo. Detrás de la fachada de triunfador, como ocurre tantas veces, Spencer Tracy escondía una tragedia. 

"El padre de la novia" es una sátira de las bodas, que comienzan intentando ser "sencillas" y terminan en un aparatoso disparate. En realidad, su denuncia podría aplicarse ahora perfectamente. Todos sabemos que las bodas son una de las mayores muestras de dispendio que hacen las familias. Por eso resulta tan enternecedor el tema de las bodas de los lirios y el vestido rosa, que no se dejaron influir por el ambiente y fueron, contra todo pronóstico, una excepción a la norma. 

Spencer Tracy compone un papel que parece hecho a su medida, pero esto es una ilusión porque, en realidad, eso le ocurre con todos sus papeles, lo que quiere decir que era una gran actor. Si se observa su filmografía lo comprobamos de inmediato: hay de todo, muchos perfiles, muchas películas, muchos estilos. Hasta el final ("Adivina quién viene a cenar esta noche" es su último film) mantuvo el aire digno, dinámico, escéptico y lleno de ternura de todos sus papeles. Y cierto aire enamorado, hay que decirlo. Su papel de padre tiene paralelismos con "El padre de la novia", porque, a pesar de sus ideas, no puede aceptar que venga nadie a arrebatarle a "su niña". En realidad, es un retrato certero de todos los padres ante las bodas de sus hijas. 

En 1937 rodó "Una mujer difamada" en la que asumía el papel de novio y también de periodista de prensa amarilla. Warren Hagerty ya ofrecía aquí algunas claves de sus interpretaciones futuras. El tema no puede ser más actual, lo que da fe de la pervivencia de los clásicos, que lo son porque sus preocupaciones pueden trasladarse a cualquier época y lugar manteniendo su vigencia. El periodista vocacional que es aquí anda siempre buscando excusas para no casarse con Gladys, a la que deja plantada el día de la boda para atender a un caso periodístico de actualidad. En la película aparecen también una Myrna Loy sublime, su sempiterna pareja de cine William Powell y Jane Harlow, nada de vampiresa, todo lo contrario. 


(Jack Vettriano, 1951)

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes