Ir al contenido principal

"Hedor literario" por Antonio Rincón


("Beata Beatrix" de D. G. Rossetti. Pintura Prerrafaelita. Inglaterra)

El Cameo de Antonio Rincón Muñiz. Un posicionamiento a medio camino entre la ironía y la evidencia, ante algunas corrientes literarias. 

                                  "Existe, cierto es, una literatura basura, como hay una comida basura, una televisión basura e incluso unas personalidades basura. Y, por supuesto, un arte basura.

A esa conclusión llegué sin esfuerzo cuando leí aquella noticia que contenía tintes escatológicos propensos a la arcada, intelectual y física, en el lector medianamente sensible: «El artista italiano Fulano de Tal —no es necesario reflejar su nombre para no hacer más publicidad de alguien que la busca hasta esos extremos— vende sus excrementos envasados en latitas de azófar a un precio inmoderadamente abusivo…». Eso decía la nota tipográfica del periódico. Me tapé la nariz y dejé de leer. Supongo que conociendo la estulticia humana —ahora más desarrollada que nunca— el desvergonzado esnob vendería su naturaleza pútrida como rosquillas. 

Me asombra comprobar que este no es un hecho aislado protagonizado por un ¿artista? epatante y guarro que ha perdido el respeto al arte, al público (incluido el que compra su mierda) y a él mismo, sino que se hace extensivo —en otra esfera, aunque apestando igualmente— a la propia literatura a la que, como a una dama indefensa maltratan, vilipendian y violan esos gurús mediáticos que se acercan a ella para prostituirla. Y lo peor de todo: con el consentimiento de editores, distribuidores, libreros, jurados  y lectores sin criterio y adocenados.

Uno se pregunta ingenuamente: ¿es posible que ese chouman con nombre ruso, apellido vasco y acento caribeño, con un profundo ramalazo venéreo —pierde aceite por el cárter a mogollón, que diría un macarra— haya estado a punto de alzarse con el Planeta, premio  de los premios de novela en lengua española, del que quedó finalista? Sí, desgraciadamente, es posible. Ganó mucho dinero y un prestigio literario que no merece por espurio y subordinado a sus apariciones bufas en la televisión. La venalidad de muchos que viven del libro sin preocuparse de su calidad sino de su rendimiento comercial por encima de todo, hace posible que algunos pensemos que la fetidez que  desprenden  estos mamotretos, que abominan de la excelencia narrativa, pueda contagiar a otros y atufar las ménsulas de las librerías donde reposan, casi inadvertidas, las obras maestras de la Literatura.

Por eso es aconsejable y sano, antes de que la contaminación literaria galopante que nos amenaza hodierno nos atrape, volver a los clásicos soplando sobre la pátina de polvo que los cubre, y  recuperarlos en relecturas felices y terapéuticas."


Antonio Rincón


Antonio Rincón Muñiz es médico y escritor. Dentro de la literatura ha publicado libros de poemas, de letras para el flamenco y narrativa. Además, es un consumado lector, conocedor de la literatura clásica y actual y amante del arte en general. Es autor de "Raíces flamencas de Mairena del Alcor" (1983), "Alconchel. Selección de coplas flamencas" (1989). Recientemente ha presentado su primera novela, "Una herida en el tiempo" (2020). 

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes