Ir al contenido principal

Jane Austen: Cronologías

 


Jane Austen vivió entre los años 1775 y 1817, a caballo, pues, entre dos siglos. No llegó a cumplir los cuarenta y dos años de vida, ya que murió en julio de 1817 y había nacido en diciembre de 1775. La suya fue una época de cambio, un periodo de transición en todos los aspectos, sociales, económicos, políticos, culturales...Esos cambios influyeron en las formas de vida y también la sociedad va modificando sus hábitos y sus formas de relacionarse. Cualquier persona que estuviera en el mundo, que viviera al día, como era su caso, tenía por fuerza que conocer ese movimiento y también, por supuesto, reflexionar sobre él. Eso se observa en sus obras con toda nitidez. 

  La vida de Jane Austen se desarrolló en cuatro enclaves y tuvo su epílogo en otro quinto. Los primeros veintiséis años vivió en la rectoría de Steventon, en el Hampshire, con su familia, sus padres y sus hermanos. Seis de los siete hermanos que tuvo compartieron con ella infancia y otro de ellos, el que estaba enfermo, solo algunos momentos de visitas. Ese tiempo, que va desde 1775 a 1801 le sirve para educarse, acudir brevemente al colegio y, sobre todo, escribir. Entre 1787 y 1793 (de los doce a los dieciocho años) compuso, de forma muy precoz, una serie de escritos en forma de novelas muy cortas y algunas no acabadas, obras de teatro, escenas cómicas, textos sobre la historia de Inglaterra y otros divertimentos literarios. Los escribió a mano, con sumo cuidado, buena letra y magnífica intención pues les puso título a cada uno de ellos: Volumen primero, Volumen segundo, Volumen tercero. Se desprende de ello una voluntad de continuidad a la hora de dedicarse a la escritura y también su espíritu metódico y perfeccionista. Aun siendo obras de adolescente ya puede observarse un interés por el lenguaje, por la expresión correcta y por tratar asuntos muy variados que iban y venían a su cabeza. La ironía y el buen humor es un elemento fundamental y anticipa así su forma de ver la vida, que luego iba a plasmar en sus obras mayores. 

    En el año 1795 escribe su primera novela, a la que titula Elinor y Marianne. Cuando se publique años más tarde será llamada Sentido y sensibilidad. En estos momentos es un borrador que será revisado y modificado durante algún tiempo. En este año también comienza a escribir una novela corta y de carácter epistolar (género que había practicado con asiduidad en los volúmenes antes citados) que será Lady Susan. En octubre de 1796 empieza a escribir Orgullo y prejuicio. Este primer borrador se llama Primeras impresiones y lo acabará en agosto de 1797, aunque las revisiones posteriores, como hacía con toda su obra, fueron varias. En realidad, hasta el momento de ser publicadas, Jane Austen estuvo trabajando en sus novelas, alternando las escritas con las que va iniciando, en un proceso continuo de profesionalidad. Nadie puede negar su conciencia de ser una escritora y la importancia que concede a esa actividad. 

   En 1798 inicia un libro que tendrá tres títulos y que sufrirá diversos avatares. Aunque es de escritura temprana, será la última que se publique, ya con carácter póstumo, e irá y vendrá de editor en editor. Da la impresión de que la novela se queda algo "antigua" en este trasiego, porque es la única que alude con claridad a las novelas góticas, aunque su tratamiento irónico y su caricatura de estas narraciones evita el que pueda considerarse arqueológica. Es Susan, que luego será Catherine y terminará llamándose La abadía de Northanger, un título absolutamente adecuado al género gótico y que puede llevarnos a engaño. Ese título no fue idea de ella. 


    A partir de 1801 la escritora ya no reside en Steventon. La jubilación del padre trajo consigo su traslado a Bath, con su madre y su hermana Cassandra que, en el momento de la mudanza, estaba fuera, pasando una temporada con parientes. Estamos seguros de eso porque se conserva una carta al respecto. En Bath permanecerán hasta octubre de 1806. Antes de eso, en 1805, muere el señor Austen y la vida familiar sufre la correspondiente conmoción, no solo emocional sino económica y social. Son tres mujeres solas sin medios de vida con la sola excepción de la pequeña renta que recibe Cassandra por las mil libras que le legó su novio muerto en altamar. Este hecho generará la necesidad de buscar alojamiento adecuado y protección del resto de sus familiares para poder llevar una vida digna. A la madre y las hermanas se une también su íntima amiga Martha Lloyd.

    En los años de Bath se afirma que la creación literaria de Austen dejó de existir. Sin embargo, esto no es del todo cierto. Aparte de practicar el arte de escribir cartas, que ella dominaba a la perfección, en una especie de reporterismo familiar y social que mantenía informados a todos, familia y allegados, de las vicisitudes que iban surgiendo, también tuvo tiempo para escribir. Vuelve a revisar Susan y la termina para venderla a Crosby and Co. por 10 libras. Dado que nunca se la editarán, el manuscrito será recobrado por su hermano Henry, tras pagar los gastos, en la primavera de 1816. 

    Además, escribe y deja inacabada, la novela Los Watson y sigue con la redacción de Lady Susan. Esta sí la acabará y se publicará de forma póstuma, años después de que ella fallezca. No hay noticias de más actividad literaria aunque hay que considerar que, hasta el momento, nada de lo que ha escrito ha sido publicado. Tiene novelas terminadas, otras en revisión, otras inacabadas, pero ni señal de que vaya a publicarse ninguna. 

    Aunque se conoce poco esta circunstancia, entre los años 1806 y 1809 las Austen vivieron en Southampton con su hermano Francis, que era marino y quiso que se quedaran allí acompañando a su mujer, embarazada. Este es uno de los dos hermanos marinos de Jane. El otro es Charles, que llegó a ser contralmirante, mientras que Francis, obtuvo el título de Sir y fue almirante de la Royal Navy. La base naval de Portsmouth, cercana a la ciudad, era el lugar en el que ellos estaban destinados por entonces. En este tiempo no hubo ocasión de que Jane se dedicara con sosiego a escribir, salvo, otra vez, cartas. 


    Por fin este peregrinaje parecía que iba a tener fin y en 1809 se traslada el grupo de mujeres a Chawton Cottage, propiedad del hermano más próspero de los Austen, Edward, que había sido adoptado por un pariente muy rico. En esa casita, cerca de la carretera, la actividad literaria es frenética, con la buena noticia de que, en 1811, el editor Thomas Egerton va a publicar, por fin, Sentido y sensibilidad. Ese mismo año concibe Mansfield Park y revisa Orgullo y prejuicio, que se publicará en 1813, año en que también culminará Mansfield. En enero de 1814 comienza Emma y en mayo de ese año Egerton publica Mansfield Park. Todo va sobre ruedas. Emma se acaba en la primavera de 1815 y se publicará a final de ese año, con la famosa dedicatoria al príncipe regente. Y en verano de 1815 comienza a escribir Persuasión, lo cual no deja de resultar extraño porque es tan absolutamente diferente a Emma que da que pensar. En 1816 revisa otra vez el manuscrito recobrado de Susan y termina Persuasión. Y el año siguiente, 1817, se hace evidente la enfermedad de la escritora que no la deja acabar Sanditon. Esto es una verdadera lástima. Sanditon tiene todas las cualidades para ser una obra rompedora, una vuelta de tuerca en sus argumentos pero solo terminó los doce primeros capítulos, dejando la historia meramente esbozada. 

  En diciembre de 1817, aunque la fecha que aparece en la portada es 1818 (igual había ocurrido con Emma), el nuevo editor de la escritora, Murray, que también había publicado Emma, edita juntas La abadía de Northanger, ya con su título y Persuasión. Además se le añade una nota biográfica sobre la autora en la que Henry Austen, el hermano más "artista" de Jane, desvela públicamente los datos que estaban hasta entonces en el anonimato del gran público. 

    26 años en Steventon, 4 años en Bath, 3 años en Southampton, 8 años en Chawton y una breve estancia de semanas en Winchester, al final de su vida, para tratarse de su enfermedad, forman el itinerario geográfico y cronológico de Jane Austen. En ellos escribió unas tres mil cartas, de las que se conservan poco más de cien; seis grandes novelas, organizadas en dos trilogías, la de Steventon y la de Chawton; tres volúmenes de una Juvenalia, sus escritos de adolescencia; una novela corta acabada; dos novelas inacabadas de cuya extensión no podemos tener datos. No es una obra demasiado amplia y su libros tardaron muchísimo en ver la luz. Tampoco pudo disfrutar del éxito. Tuvo una vida corta, en comparación con la longevidad de la mayoría de los miembros de su familia. Pero ese espacio de tiempo y esas novelas son, quizá, el testimonio más potente y luminoso de unos años en los que la vida parecía reducida, nada más y nada menos, que a cuatro o cinco familias en un entorno rural. 


(Chawton Cottage, la última casa en la que vivió Jane Austen)

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes