Ir al contenido principal

Azul, verde, rosa

 


(Mujer vestida de azul. Pierre Auguste Renoir)

Hay una canción antigua, de Cecilia, que dice algo así : “Sé que me quieres azul, sé que me quieres verde, sé que me quieres rosa….” Pues algo así se me ha venido a la cabeza mientras repasaba el armario para decidir qué ropa ponerme hoy, en este día que  ha amanecido gris, lluvioso y manso. Esa lluvia que cae como si esto fuera el norte, ya sabéis, el chirimiri, aquello de lo que hablaba mi profe de Geografía del instituto, de quien yo estaba enamorada. 


(El vestido azul. Camille Corot. 1874)

El armario aparece invernal, pero ahí están esos colores que siempre, en todo momento, sirven para lo que las abuelas nos apremiaban: “Alegrar la cara”. A veces basta con usar un determinado toque de color para que parezcamos otras personas. Eso lo hablaba yo estos días con un par de amigas que han decidido que hay que poner al mal tiempo buena cara y que, por esa misma razón, van a añadir al gris, negro, tabaco, corinto del invierno, un toque singular para que sus vestimentas les aporten calidez y algo de esperanza. 


(Retrato de una dama con vestido rosa. Raimundo de Madrazo)

El azul es el color de las noches de verano junto al río. Promesas incumplidas que hoy te hacen reír. Hombres elegantes, con camisas de lino. Menús largos y estrechos, como decía el pobre Paul Bocuse. Sonidos de música de fondo que apenas se perciben. Platos alargados, platos cuadrados, platos grandes y blancos. Pequeñas delicatessen y unas manos cuidadas que alargan el tenedor como si volaran. De pronto, abrir los ojos con vehemencia y apreciar que la elegancia no es tal, sino decrepitud; que las manos se comen todo lo que pillan sin reparar en ti; que el menú es una auténtica bobada y una cursilería y que la música no amansa a las fieras. 


(Mujer con guantes. Tamara de Lempicka)

El verde, en cambio, es el color del atrevimiento. Quien de verde se viste, bonita se cree. De esas veces que te da lo mismo todo. Hago esto porque quiero, soy libre, nadie va a imponerme lo que no quiero sentir, hacer, decir, comprar, vivir. Es el color de la libertad. Porque no sienta bien a todos, precisamente. Porque una hace con él lo que quiere. Yo, últimamente, me pinto los ojos de verde. Después de muchos años he descubierto que me sientan bien los ojos pintados y que me gustan pintados de verde. Antes no había reparado en esto pero ahora que lo he entendido los verdes pululan y se acrecientan y convierten la mirada en un reto. Sí, te miro si quiero. Si no, no te miro. 


(José Pinazo. Mujer sentada) 

El rosa ha sido mi color durante mucho tiempo. De niña, porque se empeñaban en vestirme de rosa, a pesar de que no es el color de las rubias ni de las castañas claras. Pero ahí estaba yo, con el jersey rosa que tiene el cuello hecho a base de encaje. Luego cambié al azul por decisión propia. Después, de nuevo el rosa. Y en el armario se nota todavía esa preferencia, hay blusas rosas claras, rosas fucsias, botas rosas, zapatos rosas, zapatillas rosas, calcetines rosas, pijamas rosas, camisetas rosas. Mucho rosa. Mucho rosa. La vie en rose. Rosa, rosae. 

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes