Queridos libros...



Como se echa de menos el viento sur, la brisa de poniente, el rumor de los olivos que atraviesan el paisaje, las olas de un mar que nunca pierde su memoria...Como se echa de menos la palabra de alguien que esperas te comprenda, la voz de aquel que amas, la risa de lo cómplice, la imagen de lo bello...Así los libros tienen la paciencia de estar ahí para que los eches de menos, para que los encuentres al fin y al cabo.