Ir al contenido principal

"Madame Solario" de Gladys Huntington


Un libro extraño, que pasó por vicisitudes en su publicación, al igual que su autora. Desde 1980 sabemos que es Gladys Huntington, aunque antes se especulara sobre ello y la aparición del libro se hiciera de forma anónima. ¿Por qué una autora con varias obras publicadas no pone su nombre a un libro? Seguramente porque no quería que se supiera que ella había sido capaz de escribir algo así. Mucho tienen que ver las buenas costumbres y los convencionalismos. Sin embargo, ella sabía, así lo muestra en el libro, que esas buenas costumbres ocultan "cosas". Como dice Margaret Dashwood en conversación con su madre y sus hermanas, hay personas que hablan de "cosas" pero ellas no. Esas cosas son tanto chismes, como sentimientos, como hechos, asuntos de verdad, no eufemismos, no temas insignificantes de la vida doméstica. Cosas. 

Gladys Huntington tenía casi treinta años cuando empieza a escribir este libro, que se publicó cuarenta años después y anónimamente. La acción la sitúa diez años antes de la fecha de inicio, es decir, 1906. En ese tiempo la sociedad brillante de Europa y de América no intuía lo que se le venía encima. Fue un período de disfrute, de elegancia, de esplendor y derroche. La Belle Époque, una expresión en francés para designar el período de la historia de Europa comprendido entre el final de la Guerra franco-prusiana en 1871 y el estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914. Una época en que las transformaciones económicas y culturales que generaban la tecnología, la ciencia y la moda influían en todas las capas de la población (desde la aristocracia hasta el proletariado). Después de la Gran Guerra ya nada sería igual, la inocencia se perdió y se abrió una nueva era de la historia, en la que todos los males eran posibles y además globales. Pero en esos años, que la escritora vivió en primera persona, la vida era placentera, al menos para determinada clase social a la que ella pertenecía. 

El libro tiene tres partes, la primera y la tercera mucho más logradas, con una voz nítida y una narración subyugante; además de una parte central que, aunque pone sobre la mesa un tema central, no consigue el hipnotismo de las otras dos. Digamos que se trata de una parte mejorable, seguramente por la propia dificultad del tema, incluso para una persona de mente libre. Es el final del verano y en el hotel Bellevue, en Cadenabbia, junto al lago Como, se reúne una sociedad variopinta y llena de posibilidades para cualquier observador. Destaca Natalia (Nelly) Solario, y el enigmático Eugène, su hermano. Allí está también el ingenuo y enamoradizo Bernard, un joven inglés, y otros personajes de carácter diverso, como el extraño conde ruso Kovanski, Ilona, el coronel Ross, los nobles italianos, etc. 

Se trata de mostrar la belleza de un tiempo y, a la vez, la sordidez de lo que escondía en el fondo. Una lucha entre el ser y el querer ser, entre la realidad y el deseo. Una lucha complicada de expresar y mucho más de soportar. Una dicotomía, una contradicción. Lo bueno y lo malo en una suerte de ruleta incomprensible, la moralidad y la amoralidad, lo que se puede mostrar a los ojos de los otros y lo que ha de quedar oculto. Esta doble situación, este doble plano, domina el argumento y por eso los personajes se mueven entre uno y otro. Un temperamento tan sensible y tan observador como el de Gladys Huntington se trasluce detrás de la narración. Sin juicios de valor, sin decidirse. 

Ella, la autora, era Gladys Theodora Parrish, miembro de una familia acomodada de Filadelfia, donde nació en 1887. Las posibilidades que su familia le ofrecían la llevó a frecuentar  Nueva York, París, Londres, Biarritz o el Lago Como, de modo que lo que narra tiene un fondo de verdad que no podemos descifrar del todo. Cuando se casó comenzó a utilizar el apellido de su marido (Constant Huntington). Durante su vida publicó relatos en The New Yorker, algunas novelas y una obra de teatro. Pero fue este libro, "Madame Solario", aparecido de forma anónima en 1956, la que, cuando se confirmó su autoría, le dio la fama. A los tres años de la publicación, es decir, en 1959, se suicidó. 

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes