Ir al contenido principal

Los hermanos Austen


(William Sadler. Batalla de Waterloo. 1815)

Jane fue la séptima de los ocho hijos del matrimonio formado por George y Cassandra Austen. Los tres mayores habían nacido en Deane, la pequeña parroquia de la que era rector el padre, y los otros cuatro en Steventon, la parroquia grande en la que también regía. En Deane nacieron James, George y Edward. En Steventon, Henry, Cassandra, Francis, Jane y Charles. Una familia numerosa en la que ningún hijo murió en la infancia y cuya madre tampoco falleció al dar a luz. Ambas cosas eran frecuentes en el siglo XVIII. 

James (1765-1819), el mayor, apodado Jemmy, era un hombre reflexivo, taciturno, a quien le gustaba escribir. Su carácter agrio y casi amargado se pone de manifiesto en testimonios familiares. Andando el tiempo sería párroco y heredaría el beneficio de Steventon y Deane, ambos otorgados a su padre por su primo, el rico Thomas Knight. James acudió al St. John College y, como toda la familia, era un tory convencido. Estando en la universidad publicó una revista mensual llamada "The Loiterer", que vio la luz entre enero de 1789 y marzo de 1790. Precisamente su editor fue el mismo que comenzó a publicar a su hermana Jane, el señor Egerton. El hecho de que James escribiera fue un elemento más a la hora de no darle demasiada importancia a que lo hiciera su hermana, aunque su estilo y obras no tenían nada que ver. 

El segundo hijo se llamó George (1766-1838). Desde muy pequeño fue separado del núcleo familiar porque padecía una enfermedad psíquica que incluía convulsiones y también una especie de sordomudez. Otro hermano de la señora Austen tenía dolencias parecidas y ambos fueron atendidos desde siempre por una familia situada a pocos kilómetros de distancia. Aunque recibían visitas familiares y a veces acudían a Steventon su vida transcurrió fuera de la familia siempre. Este hijo a veces es ignorado en los comentarios biográficos que se hacen de Jane Austen. Para ella y sus familiares tuvo que ser una pesada carga porque nunca menciona las enfermedades mentales en su obra ni alude a su hermano en la correspondencia. 

El tercer hermano, Edward (1768-1852) fue siempre un tipo afortunado. Era un niño muy guapo, cariñoso y alegre, que se ganaba el aprecio de la gente de forma instantánea. Eso le ocurrió con los mencionados Knight, porque un hijo del primo rico, el señor Thomas Knitgh y su esposa Catherine, recién casados, decidieron llevarlo con ellos a su viaje de bodas. Desde ahí, en etapas intermitentes, Edward disfrutaba de un lujo inasequible a los demás hermanos, hasta que, llegado un momento, se convirtió en heredero de toda la fortuna. Es precisamente Edward el que estuvo en condiciones de proporcionar un último hogar a su madre y hermanas, la casita situada en Chawton. 

Henry (1771-1850) estudió en Oxford igual que su hermano James. Se ocupó de los asuntos de su hermana en muchas ocasiones, porque vivía en Londres dedicado a los negocios y conocía a mucha gente. Su vida era un tanto desastrosa porque no tenía demasiada vista y se metía en jaleos económicos con frecuencia. Se casó dos veces, la segunda de las cuales con la famosa prima Eliza, también viuda. 

Francis (1774-1865) y Charles (1779-1852) fueron enviados muy pronto a la Academia de la Armada Real en Portsmouth. Francis llegó a ser almirante y obtuvo el título de sir. Por su parte, Charles era un muchacho tranquilo, dulce y afectuoso, que culminó su carrera como contralmirante. Fue el único de los hermanos que asumió la costumbre militar de vivir en su barco con su esposa. 

La otra niña de la familia, la única hermana de Jane, era Cassandra (1773-1845). Tenía solo dos años más que ella y, desde el principio, estuvieron unidas y tuvieron una gran complicidad entre ellas. Compartían habitación y confidencias, a pesar de que su carácter era muy distinto. Cassandra era más recia y menos alegre, además de que tuvo la mala suerte de que su prometido muriera en las Antillas debido a unas fiebres que la dejaron viuda sin casarse. La historia de la vida de Jane está muy unida a la de su hermana y, gracias a las cartas que se cruzaron (algunas de ellas, porque Cassandra destruyó la gran mayoría) conocemos algo más de la escritora y de su forma de pensar y de vivir. 

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes