Ir al contenido principal

El pretendiente de Jane


(Mujer delante de un espejo. Mosè Bianchi)

En diciembre de 1795, cuando Jane Austen tenía 20 años recién cumplidos, asistió a un baile en Manydown House, la casa de la familia Bigg. Allí, en ese baile, estaba Tom Lefroy, un guapísimo irlandés, rubio, inteligente y encantador. Se había licenciado en Dublín y estaba a punto de comenzar los estudios para optar a los exámenes del Colegio de Abogados de Londres. Esos días estaba disfrutando de las vacaciones de Navidad con unos parientes en la rectoría de Ashe. Ese baile fue relatado concienzudamente por Jane a su hermana Cassandra, que estaba fuera por entonces. Un acontecimiento social de ese tipo era el momento y el lugar más ansiado por las chicas de entonces y las hermanas Austen no eran diferentes en eso. De hecho, a Jane siempre le gustó bailar y esa misma afición la refleja en las heroínas de sus novelas. Todas ellas son bailarinas aceptables e, incluso alguna, como Emma Woodhouse, tiene un estilo depurado y elegante cuando baila. 

Jane baila tres veces con Tom Lefroy durante esa velada. Tres veces con el mismo chico indica que ambos se gustan y que están contentos juntos. Las conversaciones no eran tan livianas como parecer pueda, sino que aprovechaban de ordinario los bailarines estos momentos para conocerse mejor. Y así debieron hacerlo ellos, a juzgar por lo que Jane relata en su carta. La forma en que Austen cuenta lo sucedido está llena de salpicados de humor, pero es que ella era así, alegre, risueña y llena de sentido irónico y de inevitables comparaciones llenas de picardía. Pero algo se trasluce en su carta porque Cassandra, desde ese momento, tendrá el ojo puesto en la "relación" de su hermana con Lefroy, quien, al día siguiente del baile y como era usual entre jóvenes caballeros, la visita en su residencia navideña. Era cosa de buena educación. Un detalle de buenos modales. 

Parece haber constancia clara, por los testimonios que se han podido recabar, de que los dos jóvenes se enamoraron. Sin embargo, había diferencias insalvables, temas sociales y familiares que no podían ser dejados de lado y no hubo caso, no hubo compromiso, lo que supuso un golpe para Jane porque Tom y ella tenían una especial complicidad y una forma muy similar de entender la vida. Ambos hacían aquello que a ella le podía transmitir más placer: hablar de libros, en concreto, en esos días, de "Tom Jones" la obra de Fieldin que a ambos les parecía provocadora e interesante. 

Esta es la única carta que se conserva de Austen (la mayoría fueron quemadas por su hermana a su muerte) en la que habla de sí misma, en la que ella se convierte en protagonista de deseos y sentimientos. Todos iban dirigidos a Tom Lefroy. Ella era la heroína de su propia historia, la que estaba predestinada a casarse entre tules y sedas. Pero, como sabemos, el destino se torció y no fue el matrimonio sino el arte aquello que le estaba destinado. Su ingenio, su talento, su alegría, no se expresó en una relación sentimental sino que se volcó en la escritura de libros. En ese momento ya existía el primer manuscrito de "Elinor and Marianne", el título primero de lo que luego sería "Sense and Sensibility". 

Sin embargo, no dejo de pensar si ella, en ese año de 1876, no hubiera cambiado la postrera fama por convertirse en la esposa de Lefroy y vivir en la desconocida Irlanda, al cuidado de numerosos hijos y de ese caballero rubio y elegante. 

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes