Ir al contenido principal

"Trilogía de Candleford" de Flora Thompson


(Retrato de Flora Thompson)

La editorial asturiana Hoja de Lata acaba de publicar en español un clásico de la literatura inglesa. Se trata de la "Trilogía de Candleford". Su autora es Flora Thompson, casi desconocida entre nosotros pero muy famosa en el Reino Unido. Thompson (cuyo nombre de soltera era Flora Jane Timmins), fue novelista y poeta, además de autora de artículos sobre la naturaleza, una de sus grandes pasiones. Nació en Juniper Hill en 1876, en una familia humilde, pero su empeño por mejorar de vida la llevó a convertirse en secretaria de la oficina de correos de Fringford y a dedicarse a escribir. 

En 1903 se casó con otro empleado de correos, John William Thompson, de quien tomó su apellido y con quien tuvo tres hijos, dos niños y una niña. Tras escribir algunos artículos sobre naturaleza, logró ganar, en 1911, un premio de ensayos en la revista The Ladies Companion, por un ensayo de 300 palabras sobre Jane Austen. Después de esto compaginó su vida con la escritura y la familia. Su obra no es muy numerosa, pero sí muy representativa de algunos aspectos de la Inglaterra rural. 

En la "Trilogía de Candleford" narra de forma muy elegante la decadencia de la Inglaterra agraria victoriana, convirtiéndose en un clásico que sigue siendo muy leído. Se trata de la historia de tres comunidades vecinos situados en Oxfordshire. Tiene carácter autobiográfico. Laura, la niña protagonista, es el alter ego de Flora y va contando y viviendo los acontecimientos que tienen lugar a través de los años en los diversos lugares. Los libros se publicaron por separado en un principio pero su gran aceptación dio lugar a la trilogía que hoy conocemos y que se publicó por primera vez conjuntamente en 1945 con el título original de "Lark Rise to Candleford". 

El primer libro se titula "Colina de las alondras", el segundo "Camino de Candleford" y el tercero "Candleford Green". En la edición citada de Hoja de Lata cada uno de ellos es una de las tres partes en las que el libro está organizado. La aldea de Juniper Hill, donde nació Thompson, la ciudad de Buckingham y el pueblo de Fringford, son, respectivamente, los escenarios centrales de cada una de las novelas. El hilo conductor es Laura, la niña que va contemplando los cambios que experimenta la vida, los oficios, la naturaleza, los paisajes y los entornos urbanos, así como las relaciones humanas y las personas mismas. 


Trilogía de Candleford. Flora Thompson. Traducción de Pablo González-Nuevo. Edición en Hoja de Lata en febrero de 2020. Publicación original 1945. La Trilogía de Candleford es una de esas pequeñas joyas desconocidas que las editoriales independientes como Hoja de Lata nos dan a conocer. Sin ese esfuerzo editor sería imposible que llegaran a nosotros y perderíamos un enorme tesoro, pues se trata de escritores, en este caso escritora, apenas conocidos y que tienen múltiples valores literarios. El retrato que hace Flora Thompson de la vida en la Inglaterra de los últimos años de la época victoriana está lleno de detalles, perspicacia y conocimiento. Un canto del cisne de un tiempo ya desaparecido que cambió la fisonomía social, económica, política y cultural de un país. 

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes