Ir al contenido principal

Rose Bertin


Christian Dior se inspiró en la moda de María Antonieta para este vestido que presentó en su colección de 2007. Adaptado al momento actual y seguramente más estilizado, menos recargado de los que usaba la desgraciada reina de Francia. Las investigaciones históricas han descubierto a su costurera, a la persona que inventaba y cosía los trajes que la reina lucía, en esa aventura constante que era su vida, en ese devenir de lujo y de conflictos que la poseyó en toda su biografía. 

La costurera se llamaba Rose Bertin. Durante casi dos décadas, y con la colaboración del peluquero Léonard Autié, mademoiselle Rose creó atuendos, día a día más excéntricos, para la joven soberana, a la que siempre movía el deseo expreso de ser la mujer más bella y elegante de Francia. Hasta que la Revolución y la precipitada muerte de la reina acabaron con la relación. Antes de convertirse en la costurera de la reina, Rose vivía una existencia tranquila, sin poder predecir cuál sería su futuro profesional. Se llamaba, en realidad, Marie Jeanne, pero cambió su nombre por el de Rose, más delicado y aristocrático. Llegó a París en 1774 procedente de un pequeño pueblo francés y la reina la adoptó como su costurera favorita. Nada era lo bastante extravagante para ella. La excentricidad, el lujo, la rareza, se convirtió en el leit motiv de su forma de vestir y la costurera estuvo presta a seguir esas indicaciones, contribuyendo a ellas de modo entusiasta. 

Rose o Marie Jeanne se había trasladado a París con 16 años, para aprender el oficio que, desde siempre, la llenaba de entusiasmo: el de modista. Las lecciones más importantes las adquirió como  en la boutique Au Trait Galant en donde ejerció de aprendizaje, como era costumbre en la época, con una organización gremial de estructuras rígidas. Sin embargo, tuvieron que pasar algunos años hasta que, con 29, decidió arriesgarse y abrir su propio taller. Era una tienda pequeña situada en la rue Saint-Honoré a la que había bautizado como Au Grand Mogol. En ella ofrecía esas piezas de ropa, adornos, complementos para sombreros y tejidos, que le encantaban a las chicas y a las mujeres de cierta edad. Allí podías hallar cofias, casquetes y bonetes, velos de gasa, pañoletas de encaje y batista, guantes bordados, sedas y muselinas… 

En el estilo de Rose hubo dos etapas muy diferenciadas. En la primera de ellas, primaba lo estrafalario, de forma que la reina lucía las ropas más costosas, extrañas, cambiantes y llamativas que se pueda uno imaginar. Los aditamentos propios de la moda femenina del rococó se mantuvieron y exageraron, como el corsé, por ejemplo, incomodísimo, o el tontillo. Vestidos de gran volumen, sombreros aparatosos, zapatos de punta superfina que dificultaban la postura de los dedos. Gasas, tules, encajes, sedas...todo de grandísima calidad y muy caros, de forma que comenzaron las protestas por el excesivo gasto que la reina hacía en su persona. 

En un momento dado, el estilo cambió y Rose decidió hacer un viraje en su forma de diseñar y concebir la ropa de la reina. Es lo que se conoce como estilo Trianon. En lugar de pesados brocados, vaporosa muselina; en vez de ceñidas ballenas y tontillos, cintas flojas y pañoletas; y los peinados pomposos se cambiaron por juveniles bucles y sinuosos sombreros de paja à la Gainsborough. Todo en delicados tonos pastel, azul celeste, rosa empolvado y cheveu de la reine, un dorado suave que se supone reflejaba el color del cabello de la soberana, reemplazando las oscuras tonalidades del Antiguo Régimen. 

La revolución la envió al exilio en 1793 y su reina murió en la guillotina, como ya sabemos. Cuando la modista volvió a Francia, dos años después, las cosas ya no eran iguales y su vida transcurrió en un tono mucho más modesto. Se dice que, hasta su muerte, conservó el afecto por la reina y que, sabedora de su final, la lloró amargamente. 

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes