Ir al contenido principal

Los hombres leen ensayo y las mujeres novela


Dado que estamos en la época de las etiquetas, vamos a colocar una más, nada original, desde luego, más bien un mantra de esos que se repiten, se repiten, se repiten...Aquí está: los hombres leen ensayo y las mujeres novela. 

A decir de los defensores de esta genial frase eso indicaría varias cosas: el apego de los hombres a la realidad y el romanticismo inherente a la condición femenina, por un lado. La escasa imaginación de los varones y la atrayente fuerza creativa de ellas, por otro. Y, sin que queramos sentar cátedra, la búsqueda de respuestas concretas de ellos y el carácter vericuético de las féminas. 

De un plumazo, algunos rasgos de carácter, organizados por sexos, aparecen en esta definición altamente provocativa y llena de lagunas. Los hombres, realistas, sencillos y apegados a la existencia cotidiana. Las mujeres, imaginativas, soñadoras y complejas. En este punto ya hay quien se ha levantado de la silla en la que, cómodamente, leía esta entrada del blog, y ha exclamado: ya estamos con las generalizaciones. Pues sí. Ma non trompo.

En mi libro de cabecera "Orgullo y Prejuicio" de Jane Austen, hay una escena muy ilustrativa de esta diferente actitud del hombre y la mujer con respecto a los libros. Claro que ese libro se escribió en la época georgiana y se publicó en los primeros años del siglo XIX, bastantes años después de escribirse. En la escena a que me refiero, que tiene lugar en Netherfield, la finca que alquila por un tiempo el voluble Bingley, están Darcy, Elizabeth y las hermanas Bingley intentando pasar el tiempo. Darcy lee un voluminoso libro, que, por las trazas, parece ser un libro de historia o de economía. Por su parte, Elizabeth lee un libro mucho más frecuente en las lecturas de las mujeres de la época, una novela romántica. No se detallan los contenidos de las lecturas (en el libro únicamente se alude a los sermones de Fordice y ello para intentar que el señor Collins deje en paz a Elizabeth en su paseo con Whickam), pero las actitudes de ambos delatan la clase de libro que leen. Precisamente, Caroline Bingley, en su continuo andar detrás de Darcy, coge el segundo volumen del que este lee, dejándolo al poco tiempo porque, según parece, no entiende nada ni es una lectura que pueda interesarle.

En estos momentos dudo de la veracidad del título de esta entrada. No tengo datos suficientes como para afirmarlo. Pero sí hay algo que emana de esa frase. La consideración de que es más "elevado" o más "intelectual" o más "complicado", leer ensayo que leer novela. Esto es, que la novela es y ha sido el género menos considerado de entre todos los literarios y que, por eso quizá, se considera más fácil para la lectura femenina. Como estos pensamientos subsisten en determinadas mentes, quizá no esté de más volver a reflexionar sobre ellos. En todo caso se realiza una división de la novela en subgéneros y entonces dejamos para las mujeres la novela sentimental, romántica, emocional, de amores, y para el hombre la novela negra, por ejemplo. Todo, un craso error. Los lectores leen de todo, pienso. Las lectoras, también, certifico.

No sé, por lo tanto, de donde salen estas aseveraciones maximalistas que siguen incidiendo en aspectos tangenciales de las personalidades humanas. Lo que sí es cierto es que si un hombre lee a Jane Austen es un hombre al que merece la pena conocer a fondo.

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes