Ir al contenido principal

Cuando nadie te quiere


(William Merritt Chase. Mrs. Meig en el piano. 1849-1916)

"Desde que tenía catorce años y perdiera a su adorada madre, nunca había disfrutado de lo que significaba ser escuchada o alabada por una persona de verdadero gusto". 

Con esta sencilla frase nos describe Jane Austen la situación de falta de afecto que vive Anne Elliot en su entorno familiar y social. Su padre, Sir Walter, su hermana Elizabeth, no le hacen ningún caso, su opinión no cuenta, es la oveja negra de la familia para ellos. Su hermana Mary la utiliza. Mary es una mujer de carácter quejumbroso y siempre está inventando enfermedades para no asumir sus responsabilidades. El propio esposo de Mary, Charles Musgrove, le pide a Anne que interceda: "¿Por qué no tratas de convencer a Mary de que no está enferma?"

Tocar el piano es uno de los "adornos" sociales que más lustre daba a las jóvenes en aquellos años. Anne Elliot es una buena ejecutante pero no tiene el aplauso de los que la oyen, bien sea su propia familia o la familia política de su hermana Mary, los Musgrove (padres y dos hijas, Henrietta y Louisa). Las hijas de los Musgrove tienen menos talento que Anne, son menos inteligentes y menos resueltas llegado el caso, pero tienen unos amantes padres que hacen que ellas luzcan mucho más de lo que merecen. Una prueba de ello es lo que acontece cuando, en las veladas, tocan el piano. 

"Anne tocaba el piano mucho mejor que éstas, pero como no tenía voz, ni conocía la técnica del arpa, ni contaba con unos padres tiernos que, sentados a su lado, se creyeran obligados a extasiarse, nadie reparaba en su habilidad sino por mera cortesía o porque contribuía al esparcimiento de los otros, de lo cual ella se daba cuenta perfectamente"

Este es un fragmento enormemente aclaratorio de su situación. Podíamos decir, usando un vocabulario de hoy, que Anne Elliot tenía todas las papeletas para que su autoestima estuviera por los suelos. Sin apego de madre, con unas hermanas incapaces de querer y de manifestar amor, con un padre que la despreciaba, no hallaba en su círculo personas que suplieran esta falta de aprecio. La señora Russell, amiga de la familia,persona juiciosa y de buen criterio, era la única que sabía la situación anímica de la muchacha y la única que tenía en cuenta su talento. Pero, precisamente por eso, será la señora Russell la que la lleve a tomar una decisión que se revela equivocada y que genera la historia que el libro cuenta. 


(Edmund Blair Leighton. Lección de piano. 1853-1922)

Esta falta de consideración de la familia con respecto a Anne, la absoluta dejadez que se hace de sus opiniones, que no se toman en cuenta, aparecen con claridad al principio del libro cuando el señor Elliot tiene que rendirse a la evidencia de que las cuentas no le salen. Su patrimonio está vinculado a un pariente masculino, por aquello de que no podía pasar a manos de las hijas, y su tren de vida, por encima de sus posibilidades, no permiten que la familia pueda seguir adelante sin hacer recortes en el gasto. Es entonces la prudente señora Russell, asesorada por el abogado y amigo de la familia, el señor Shepherd,quienes tienen que tratar con Anne para pedir ayuda a la hora de convencer a su padre y a su hermana Elizabeth, de lo urgente de la situación. 

El último dato de esa falta de cariño, del nulo status que la joven tiene en el seno familiar está en el detalle, bien explicado por Austen en la novela, que está relacionado con lamarcha a Bath como mal menor. Cuando sir Walter y Elizabeth deciden irse a Bath, apenas cuentan con ella y por eso Anne ve como una especie de salvación el que su hermana Mary, con su dejadez y su hipocondría, la reclame para que se quede una temporada con ella ayudándola con los niños, aunque bien sabe Anne que es por puro interés. 

(Sobre "Persuasión", 1818, Jane Austen)

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes