Ir al contenido principal

A Charlotte no le gustaba Jane


(Moda victoriana. Archivo digital de la BNE)

En el libro de Laura Ramos "Infernales. La hermandad Brontë. Charlotte, Emily, Anne y Branwell" hay al menos dos referencias a la opinión que de Jane Austen tenía Charlotte Brontë. Y no es una buena opinión. Paradójicamente, ese desagrado que sentía la mayor de los Brontë escritores acerca de Austen es una muestra más (aunque no debería hacer falta ninguna, salvo leer las respectivas obras) de las enormes distancias que separan una obra de otra. Aunque, como se sabe, es frecuente meterlas a todas en el mismo saco, sin darse cuenta de que no hay rasgos comunes sino mentalidades distintas y libros muy diferentes en todos los aspectos. Es cierto que hay muy poca distancia cronológica entre ellas pero un mundo a la hora de pensar la sociedad, de escribir y de mostrarse en su literatura. 

Uno de los más destacados críticos literarios ingleses, G. H. Lewes, a la sazón pareja de hecho de la escritora George Eliot, aconsejó a Charlotte "olvidarse del melodrama" y le sugirió la lectura de Jane Austen, quizá como antídoto a su afición por lo terrible, lo intenso y lo dramático. Pero a Charlotte, que leyó en esa ocasión "Orgullo y prejuicio", Jane Austen no le gustó. Dos años más tarde, volvió a intentarlo, esta vez con la lectura de "Emma", pero solo sirvió para reafirmarse en su primera impresión. Charlotte consideraba que, en lo tocante a Jane Austen, "las pasiones son completamente desconocidas para ella". Puede ser que esta opinión tuviera algo que ver con el empeño del crítico (no era el único) de que cambiara su propio estilo literario para hacerlo menos exagerado y hasta violento, pero eso es algo que nunca hubiera permitido Charlotte (ni ninguno de sus hermanos, por otra parte), como tampoco lo permitió Jane Austen cuando recibió el consejo del bibliotecario del regente acerca de que dedicara una obra a la figura de un eminente intelectual (trasunto del bibliotecario) en un tono ampuloso y circunspecto, lejos de la vida cotidiana que gustaba de recrear en sus libros. 

La respuesta literaria de Charlotte Brontë a estas recomendaciones bienintencionadas fue la redacción  de "Villette", el último libro publicado de los suyos (cuando murió estaba, curiosamente, escribiendo un libro al que llamó "Emma"). De este modo "dio la espalda a los intereses literarios del momento y tomó un camino extraño al escoger su propia vida como material de escritura: hizo una exploración de su intimidad que no había sido intentada antes en la ficción" (Laura Ramos). Esto quiere decir que Charlotte entró en los terrenos de lo que llamamos autoficción, una forma narrativa de la novela que hoy está de plena actualidad. De "Villette" dijo George Eliot que era "aún más maravilloso que "Jane Eyre". Hay algo casi sobrenatural en su poder". 

Basta una lectura atenta de las obras de ambas para darnos cuenta de que es imposible el entendimiento. Sospecho que tampoco a Jane Austen le gustarían los libros de Charlotte, aunque también que sus comentarios sobre ellos serían mucho más sutiles y menos explícitos, hechos desde el sentido del humor y la ironía que la caracterizaban. No podemos encontrar en las novelas de Jane Austen ese desgarro interior, esa llamarada, esos personajes atormentados, esa excesiva sentimentalidad. Por el contrario, en los libros de Charlotte (y en el resto de los libros de sus hermanos) no existe el sentido del humor y, si aparece, es de forma macabra y falto de gracia o ligereza.

Ni las condiciones de vida, ni el tiempo que vivieron, ni sus características personales ni familiares, ni el estilo que sus talentos les dictaban, tienen que ver en ambos casos. Y torcer esa inclinación es batalla perdida. Por eso resulta normal y fácil de entender que haya tanta distancia entre sus respectivas obras. Lo único que tienen en común es, eso sí, su maestría. 

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes