Ir al contenido principal

Louise Dahl-Wolfe, primera mirada


En el apartado "Mis fotógrafas" escribo hoy de Louise Dahl-Wolfe. Como suele ocurrirme, a veces surge una fotografía que me impresiona y entonces me pregunto quién la hizo. Así he llegado a conocer, de una manera autodidacta, a muchos fotógrafos y fotógrafas, tantos que nunca creí que la fuerza de la fotografía en el siglo XX fuera tanta. En este caso, las imágenes de Louise tienen un encanto especialísimo y por eso ahora indago sobre ella.

Fue una revolucionaria de la fotografía de moda, a la que sacó de los estudios y llevó al aire libre, al modo aventura, recorriendo así países y lugares alejados de la comodidad tradicional. Louise había nacido en San Francisco, California, en 1895 y después de estudiar pintura y diseño se dedicó a la fotografía. En su carrera tuvo mucha importancia el apoyo de su marido, también artista, Meyer Wolfe, al que había conocido, precisamente, viajando por África tras la muerte de sus padres. Louisa estuvo veinte años , desde 1936 hasta 1958, trabajando para Harper`s Bazaar, conde publicó más de ochenta portadas, seiscientas páginas de fotos y muchos publirreportajes. Dominaba tanto el color como el blanco y negro. Su figura fue muy influyente para otros grandes fotógrafos como Richard Avedon o Irving Penn. 


La luz natural es un protagonista definitivo de sus fotografías. Forma parte de las mismas, define las formas y contornos, matiza las siluetas y le da un aire elegante e íntimo que es su seña de identidad. A ella le gustaban muchísimo los retratos y fotografió a personajes relevantes de la vida norteamericana, políticos y actores sobre todo, pero también escritores y gente de la cultura en general. Algunas de sus fotografías parecen crónicas de la vida. Los decorados de fondo que utilizaba y que le preparaba su marido tienen una gran importancia, porque contextualizan la imagen de una manera poderosa. Esto se acompaña de unos conocimientos técnicos impresionantes, ya que poseía una formación muy profunda. 

Como ocurre con muchos artistas de enorme valía, su conocimiento fuera de las fronteras de su país, Estados Unidos, es escaso. Hasta el verano de 2016 no hubo una exposición monográfica de sus fotografías fuera del mismo. Fue en España, con ocasión de la edición correspondiente de PhotoEspaña y tuvo un gran éxito, porque descubrió la calidad de alguien muy especial, cuya mirada contenía tanta originalidad, como visión y diseño. El interés por la fotografía en España es de destacar. No solo tenemos grandes fotógrafos sino que le prestamos enorme atención a este arte, cuya influencia en la plástica desde el siglo XIX es enormemente relevante. 


A finales de los cincuenta el panorama de la fotografía de moda comenzó a cambiar. De este modo y quizá con una sabia política que es propia de las mentes preclaras, Louise se retiró junto a su marido a una vida menos activa y eso también ocultó su importancia posteriormente. La publicación del libro "Louisa Dahl-Wolfe: A Photographer`s Scrapbook" la puso de nuevo bajo la atención de los amantes de la fotografía y su obra se revalorizó de nuevo. 

Murió en Allendale, Nueva Jersey, en 1989. Ahora mismo es considerada una pionera de la nueva fotografía de moda y una creadora relevante, que inventó la llamada "fotografía de moda medioambiental". Aunque en esta entrada solamente he incluido fotos en blanco y negro, habrá ocasión de hacer otras con sus fotos en color, que dominaba completamente. 

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes