Ir al contenido principal

Screwball en la sala de prensa


Esta es, sin duda, una de las mejores interpretaciones de Cary Grant. Y no necesita cambiarse de ropa cada diez minutos, ni pasearse por la Costa Azul, ni siquiera necesita de los primeros planos para lanzarnos una Opa hostil en forma de Screwball de categoría. Howard Hawks es el director perfecto para lograr unos trepidantes diálogos y ese duelo sin descanso entre Grant y la no menos inspirada Rosalind Russell, extraordinarias facultades para la comedia y para las comparaciones. Solo ese cruce de miradas ya vale gastar 96 minutos en la película. 

Los temas periodísticos siempre dan juego en el cine y aquí se abordan sin ningún escrúpulo. Todos están pendientes del próximo ahorcamiento del infeliz Earl Williams, a quien únicamente una chica bastante peculiar como Molly Maloy va a echar de menos. No hay tiempo para nada. La falta de tiempo, la urgencia con la que ha de hacerse todo, es el hilo conductor de la trama. Hildy Johnson ha de marcharse a Albany para casarse con su prometido, Bruce Baldwin, que guarda un asombroso parecido con Ralph Bellamy, como el mismo Grant se empeña en destacar. El director del Morning Post, Walter Burns (asimismo con el rostro y el aspecto de Cary), sigue enamorado de Hildy, con la que estuvo casado, pero ella no aguanta, o eso parece, la vida del periodismo extremo, siempre al filo de la noticia y siempre anteponiendo cualquier acontecimiento a la vida familiar y amorosa. 


En esta situación personal rocambolesca no se le ocurre al alcalde y al shérif otra cosa que organizar el ahorcamiento de Williams, acusado de matar a un policía negro, en un supuesto rapto de locura y después de llevar algunos días sentado en el parque, al modo "lunes al sol", porque lo han despedido del trabajo. En la sala de prensa de la Audiencia, a la que acude Hildy con un pacto in extremis con su antiguo jefe y marido, están los periodistas de los diversos medios fumando y jugando a las cartas. Todos hablan por teléfono con sus redacciones, intentando contar lo más sensacionalista. En realidad, cada uno ve un mismo hecho con distintos ojos. Esta es la prensa de sucesos y así la muestra Hawks, sin contemplaciones.

"¿Por qué no ahorcáis a ese hombre a las cinco en lugar de a las siete? Así saldría la noticia en la primera edición" Esta es una pregunta natural para los periodistas que persiguen al shérif queriendo detalles. Bromean con la muerte y se toman la pena de ahorcamiento como si fuera un incidente más, como el tirón de  un bolso, o el robo de una cartera. Walter y Hildy no son mejores que ellos. Quizá tienen más talento o sentido del humor o chispa. Pero saben que su objetivo está en conseguir la primicia, la exclusiva, la foto, la noticia, en suma. Y que el tiempo es su mayor enemigo, el hándicap que cubrir.
En paralelo a la lucha por ganar la carrera profesional está también el lazo que los une a pesar de las diferencias y a pesar de que, hasta ahora, no han sido felices. Hildy quiere algo que Walter no puede darle y él se engaña pensando que ella terminará conformándose. El caso es que la ejecución de una sentencia de muerte será el motivo por el cual se vuelvan a acercar y a conjurar sus antiguos deseos. Quizá están hechos el uno para el otro aunque lo nieguen o aunque no lo sepan.

"His Girl Friday", título original de "Luna nueva" (1940) fue una adaptación de una obra de teatro, escrita por Ben Hecht y Charles MacArthur. En 1974 Billy Wilder hizo otra adaptación en la que se trataba de una pareja masculina, de amigos, con Jack Lemmon y Walter Matteau, aunque manteniendo los tiras y aflojas y los diálogos disparatados de la obra, en la mejor tradición del Screwball hollywoodense que había surgido tras la Gran Depresión y que tuvo sus años felices en los treinta y los cuarenta.

Se trata de una película claustrofóbica, que transcurre en espacios muy concretos y cerrados: la redacción del Morning Post, atestada de telefonistas, redactores, mesas de trabajo y gente que se mueve de un lugar a otro; la comisaría de policía, a la que llevan al pobre Bruce en varias ocasiones, siempre por mandato del inefable y cara dura Walter y, sobre todo, la sala de prensa de la Audiencia, un sitio lleno de enormes ventanales, muebles que parecen no servir para nada (aunque luego se le encuentra utilidad a un bureau muy respetable), teléfonos que están constantemente sonando y enormes mesas, sillones y máquinas de escribir. Todo sea por ser el primero en contar lo que pasa. Incluso lo que no pasa.

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes