Ir al contenido principal

"Una mujer inoportuna" de Dominick Dunne

De Dominick Dunne he escrito ya en este blog a propósito de su libro "Las dos señoras Grenville" que publicó en 1985 con sesenta años cumplidos, después de una divertida carrera como periodista y comentarista de sociedad. 

En "Las dos señoras Grenville" se explota el antagonismo entre suegra y nuera, personas de origen desigual, de educación distinta y que tienen, por fuerza, que terminar mal. En el libro se narra cómo Billy Grenville (William Grenville Junior) conoce a una corista, llamada Ann Arden (antes Urse Mertens) y se enamora perdidamente de ella. La madre de Billy, Alice Grenville, no aceptará esta situación. Ellos pertenecen a una de las familias más importantes de Nueva York y no es de recibo que su querido hijo ande en tratos con gente de tan poca clase. Ann Arden es para Alice Grenville una arribista sin escrúpulos que quiere introducirse con malas artes en el mundo de la alta sociedad a la que, de ninguna manera, podría aspirar. Cualquier madre de cuatro hijas y un hijo hubiera reaccionado igual. Sobre todo si el hijo es un joven encantador, alférez de Marina, a quien le pierde el romanticismo. 

La opinión de su madre no impedirá ese desigual matrimonio y, desde ese momento, Ann Arden luchará consigo misma y con el entorno, para ser una mujer elegante, aceptada por los conocidos de su marido. Esa ambición preside su comportamiento. Sin embargo, cuando Billy Arden muere de una forma poco explicada, las sospechas recaerán sobre su mujer. Nadie sabrá nunca qué pasó y el velo de la incertidumbre rodeará para siempre a su viuda. 

La temática de este libro me recordó en su momento a dos obras de teatro de Noel Coward llevadas felizmente al cine. Diré sus nombres en la versión española: Una familia con clase y Gente con clase. En la primera tenemos a Colin Firth y a su esposa Kristin Scott Thomas, recibiendo en su mansión de campo inglesa a una extravagante rubia que viene de la mano de su único hijo varón. En la segunda, es Julie Andrews, en una interpretación sublime de la lady inglesa, la que tiene que soportar, con argucias incluidas, la sospechosa intención de su hijo de contraer matrimonio con una actriz de Hollywood. En los dos casos, por supuesto, dichas uniones no llegan a realizarse, pero el desenlace de la primera es harto curioso y, desde luego, lleno de atrevimiento y nada convencional. 

"Una mujer inoportuna" se desarrolla en Los Ángeles. Allí residen los Mendelson, Pauline y Jules. Estamos a finales del siglo XX y su vida idílica es envidiada por todos. Allá, en su magnífica mansión, organizan fiestas y encuentros sociales llenos de éxito y de, cómo no, sucesos extraordinarios. Como que Jules se encapriche de una camarera, Flo, con lo que se abre la espita del enredo, de las dificultades y también de las consecuencias. Una aspirante a actriz dijo una vez que, para triunfar en la Meca del Cine, tienes que trabajar de camarera en cualquier antro. Añado que eso mismo puede aplicarse a multitud de jovencitas que encuentran sirviendo copas a los astros más rutilantes, con los que llegan a casarse y a divorciarse en un plazo tan breve de tiempo que solo les alcanza para poder quedarse con un pellizco de sus inmensas fortunas. "Es casi una asignatura de Arte Dramático", afirmó Alicia Sanz en una serie. 

No es oro todo lo que reluce. Podríamos concluir. Y la vida de los ricos tiene sus aristas, aunque no se vean a simple vista. En todo caso, la mirada incisiva de Dunne asegura una animosa observación de todos los hechos, por pequeños que sean. Nada se escapa a su facultad de reproducirnos, con el mayor detalle, no solo lo que sucede sino también lo que podía haber pasado o lo que, a modo de tsunami emocional, genera cualquier situación nueva que haga tambalearse los edificios que parecen sólidos y que, en realidad, tienen los cimientos de barro. Esa crítica social, hecha con gracia, talento y un estilo inconfundible, es la marca de la casa en los libros de Dunne. Y, de ese modo, somos más conscientes de que eso de "pobre gente rica" no es, en absoluto, una exageración. 

Una mujer inoportuna. Dominick Dunne. Editorial Libros del Asteroide, 2019. Traducción de Pablo Mediavilla. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes