Ir al contenido principal

"Amistad de juventud" de Alice Munro


Este es un libro de relatos que debería ayudar a que aquellos lectores que tienen prevención hacia ellos cambiaran de opinión. Es eso exactamente lo que me ocurrió a mí gracias a la lectura de los cuentos de Edna O`Brien ("Objeto de amor"), Mavis Gallant ("Cuentos"), Lucía Berlin ("Manual para mujeres de la limpieza"), A. M. Homes ("Días temibles") o Edith Pearlman ("Visión binocular"), entre otros. La creencia de que los relatos son novelas a medio hacer, literatura menor o historias en pequeño queda desterrada si lees cualquiera de estos libros. Un relato es una obra en sí misma, con su tempo, su estilo propio, su ritmo, su cadencia, su todo. Hay escritores de novelas muy estimados que han dado lo mejor de sí mismos en el relato. Es el caso de Antonio Muñoz Molina y "Nada del otro mundo".

Alice Munro, que ganó el Premio Nobel de Literatura en 2013, es una maestra del relato. Ha escrito muchísimos y solamente una novela. Hasta docena libros de relatos ha publicado. Nacida como Alice Ann Laidlaw el 10 de julio de 1931 en Wingham, Ontario, Canadá, ha sido capaz de crear un universo propio a través de sus narraciones. Sus temas son muy variados pero en el fondo de todos ellos hay una pátina de melancolía, de nostalgia, de recuerdo del tiempo pasado o del tiempo por venir que se sabe que no llegará nunca. Los perdedores tienen sitio en su escritura y también personas normales y corrientes, a veces arrastradas por acontecimientos que ellos no pueden controlar y que los dominan.


En este volumen se recogen diez relatos. El más atrayente de todos se titula "De otro modo". La forma en la que la escritora zanja las cuestiones se refleja en los primeros renglones del cuento. Giorgia y su profesor de escritura creativa. Las diferencias de opinión entre ambos por un relato que ella escribe. La conclusión de Munro: "El curso no fue una pérdida total, porque Georgia y el profesor acabaron viviendo juntos". Sin transición, sin prolegómenos. En diez líneas. Y continúa: "Aún viven juntos, en Ontario, en una granja. Venden frambuesas y dirigen un pequeño negocio editorial". A nadie se le ocurría imaginar unos protagonistas así, mitad campesinos y mitad intelectuales. No obstante, somos capaces de verlos con esta mínima descripción.

Amistad de juventud, Five Points, Meneseteung, Agárrame fuerte, no me sueltes, Naranjas y manzanas, Fotografías del hielo, Bondad y misericordia, Oh, de qué sirve, De otro modo y El día de la peluca, son los diez cuentos que componen el libro. El estilo Munro está presente en todos ellos: una narración detallista pero original, un recalar en asuntos que nos extrañan o nos impresionan, unos personajes vencidos, dudosos y con aristas, unas frases extremas y casi convincentes esparcidas por todo el relato. Unos finales cuajados de sorpresas.

Amistad de juventud. Alice Munro. Random House Mondadori. Debolsillo. Contemporánea. 2013. Traducción de Esperanza Pérez. Dedicatoria: A la memoria de mi madre. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes