Ir al contenido principal

Sorpresa con música de fondo


Antes de todo: La música llena la pantalla, la arrasa literalmente. De un avión surge un descapotable enorme, un coche americano, sin duda. El coche cruza la ciudad de Roma, deja atrás sus avenidas, sus pobladas calles, sus hermosos monumentos y suscita el interés, la curiosidad, quizá el deseo, de todas las chicas con las que se cruza. Las chicas miran el coche y eso que no lo conduce su dueño…

Talbot: Sí. Decididamente voy a sorprenderte. Esta vez me tomaré en serio lo nuestro. Dejaré de ser el bala perdida, un cabeza hueca, aunque puedan perdonarme mis errores por lo abultado de mi cuenta bancaria. No jugaré con tus sentimientos. No jugaré contigo. No. Esta vez voy a comportarme como un hombre enamorado. Es verdad que puede resultarte un poco extraño. Pero tienes que entenderme… Un hombre como yo está siempre rodeado de tentaciones. Y no soy ningún santo, desde luego. Esas tentaciones me arrastran sin querer. O queriendo, quién sabe. Pero ¿cómo resistirse al encanto de una chica bonita dispuesta a casi todo? De todas formas, no creas que son tantas, siempre se exagera…Bueno, algunas hay, pero su número no llega, ni mucho menos, a lo que tú imaginas…No, créeme. En realidad, todas ellas son un pasatiempo, una forma de decirme a mí mismo que soy joven (todavía), guapo (supongo) y rico (eso sí). 

Lisa: Vaya. Esto es una verdadera sorpresa. Mi caballero andante ha decidido cruzar el charco sin avisar. No lo esperaba. No. Pero es propio de él. De alguien que hace su santa voluntad. ¿Sólo porque es guapo a rabiar y súper millonario? Sí. Y yo estoy muy, muy enfadada con él. Tanto que la noticia me ha sorprendido probándome un vestido de novia. Un precioso vestido de novia, para casarme con otro desde luego. Mis gritos se han oído en varios kilómetros a la redonda. Pero hablo italiano así que…Él no se casará nunca. Necesita demasiado a las mujeres. Necesita a demasiadas mujeres. Juega conmigo, eso está claro y yo no debería consentirlo. Juega con todas, pero yo no soy “todas”, soy Lisa y me merezco un respeto. Siquiera por tantos años juntos ¿o no son tantos? No sé qué hacer pero…le quiero tanto. Quizá esta sea la última oportunidad para conquistarlo. Y casarme con otro…para eso siempre habrá tiempo, eso puedo hacerlo en cualquier momento….


Maurice: Sí señor, de acuerdo, todo estará listo para cuándo llegue. Desde luego, señor. Sí, señor. Todo a punto, claro está. Y la señorita Lisa ya está avisada. Por supuesto, señor. Lo haremos todo a su gusto, como siempre. Aunque, si me permite la pregunta, señor…¿cómo es que viene en julio en lugar de septiembre? Ha sido una sorpresa para todos nosotros. Sí, claro, esta es su casa y puede venir cuando quiera, desde luego, sí señor. De acuerdo, por supuesto. 

Maurice, de nuevo: (Dios mío, esto es un auténtico problema. La casa convertida en hotel y el señor Talbot de camino. Habrá que darse prisa. Tendré que utilizar no sé qué medios para poder despejar todo esto de clientes, de clientas, mejor dicho. Pero no hay tiempo, no hay tiempo. Dios mío, qué desastre tan grande se avecina)

Yo: Si eres un millonario americano, si te llamas Robert L. Talbot y estás forrado. Si tienes una preciosa villa en Roma y la dejas a cargo de un mayordomo llamado Maurice…ten cuidado. Si, además, cultivas en la Ciudad Eterna a una novia italiana, llamada Lisa, impulsiva y con tendencia a buscarte las vueltas para convertirte en su marido…ojo, estás en verdadero peligro. Por supuesto, todo se va a complicar si tienes la infeliz idea de visitar tu villa y a tu “novia” en pleno mes de julio rompiendo así tu lógica habitual de hacerlo en septiembre. Pero, ¿cómo se te ocurre? Septiembre es el mejor mes para estar aquí. En julio hace demasiado calor y todo está lleno de excursionistas, chicas que viajan con señoras de compañía que las cuidan poco y chicos que hacen autoestop o van en coches demenciales de colores chillones, con sus guitarras y su ansia de enamorarse. Probablemente entre esos chicos haya un tal Tony, pero no debes engañarte. No se llama Tony, ni es un anónimo turista veinteañero en busca del amor del verano. Ay, los amores de verano…

Podría hablar ahora de un tal Joaquín, madrileño en busca de los aires del sur…gafas transparentes, aire de intelectual y muyyy guapo. O de otro tal Joaquín (vaya), moreno, aficionado a casi todo, estudiante de Farmacia y muyyy guapo…O de….vamos a dejarlo. 


Tony no se llama Tony, sino Bobby Darin y es un ídolo de jovencitas. Tiene veinticinco años y canta tan bien…Toca la guitarra, por supuesto, y baila, se mueve al compás de las canciones como si no hubiera hecho otra cosa en toda su vida. Pero, guárdame un secreto. Bobby fue un niño pobre, muy pobre, tanto que apenas tenía para comer. Esa malnutrición y la falta de medicinas en su infancia firmó su sentencia de muerte y, aunque él no lo sabe en este año feliz de 1961, morirá pronto, en 1973. Tenía un enorme talento, un talento natural único. Una voz maravillosa, una capacidad asombrosa para aprender a tocar instrumentos musicales. Cantaba de todo, todo podía cantarlo. Era un chico superdotado, pero pobre, sin padre, hijo de madre soltera, en un tiempo en el que todo esto pesaba más que sus habilidades. 

Las escenas en las que Tony/Bobby Darin canta son frescas, dulces, encantadoras, te dan ganas de moverte sin parar, de danzar al compás, de intentarlo al menos. En mi patio poníamos música algunas tardes del verano y las niñas nos lanzábamos a la ejecución de todos los bailes que aprendíamos unas de otras. Todas las niñas bailábamos, menos una. No diré su nombre, pero nunca aprendió a bailar…En la película, Sandra Dee, la chica de Tony, su esposa en la vida real, baila encandilando al personal. También se contonea Gina Lollobrigida, Lisa, para demostrar que su sangre italiana puede con los aires americanos sin dudarlo ni un momento. Es imposible no bailar con “Multiplication” esa letrilla que va variando y susurrando estrofas al tiempo que los cuerpos se desatan. 

Y, por supuesto, él, también baila él, Talbot, Robert L. Talbot, el millonario, el guapísimo millonario que decide llegar a su casa antes de tiempo sembrando la película de enredos, inconvenientes, chapuzas y encontronazos. No es “Una noche en la ópera”, no hablamos de la parte contratante de la primera parte, no es “Una noche en el museo”, tampoco comemos sopa de ganso, pero, eso sí, Talbot paseará su extrañada apostura por las habitaciones de su casa convertida en hotel y lo hará con toda la gracia, la especialísima forma de interpretar, el estilo único, la sonrisa perfecta, la galanura de la que toda su vida disfrutó y nos hizo disfrutar. 

Ha llegado antes de tiempo pero ¿cómo no recibirlo con los brazos abiertos? 

Él es Talbot, esto…Rock…Hudson, por más señas. Y esto es una comedia, al fin…


Sinopsis

El millonario norteamericano Robert L. Talbot posee una preciosa villa en la ciudad de Roma a la que acude puntualmente cada año en el mes de septiembre. Allí suele esperarlo siempre, desde hace algún tiempo, su “novia” romana, Lisa. Pero este año de 1961 Talbot cambia de idea y se presenta en julio. He aquí el origen de toda esta historia. 

Algunos detalles de interés

Gina Lollobrigida (1927) es una de las bellezas italianas que ocuparon el estrellato del celuloide durante muchos años. Junto a ella Lucía Bosé o Sophia Loren. Las tres, afortunadamente, con nosotros y en perfecto estado de revista. 

Sandra Dee, casada en este tiempo con Bobby Darin, había nacido en 1942 y era una niña prodigio que tuvo una infancia difícil y terminó sus días en 2005, después de un largo infierno de problemas psiquiátricos. 

La Universal Pictures produjo esta película “Come September”, “Cuando llegue Septiembre” en 1961. Fue dirigida por Robert Mulligan, sobre un guión de Stanley Shapiro y Maurice Richlin. La música es de Hans J. Salter y la fotografía de William Daniels. 

La película cuenta con un destacado reparto, encabezado por Rock Hudson y Gina Lollobrigida, con otros intérpretes como Bobby Darin, Sandra Dee, Walter Slezak (magnífico en su papel de mayordomo) y Joel Grey.

Resulta curioso como, en el desarrollo argumental, Robert L. Talbot, conocido rompecorazones, “protege” a las chicas de los deseos y “malas” intenciones de “ellos”. 


Comentarios

Luis Fernández Álvarez ha dicho que…
Los Estados Unidos de América son la sede de algunos de los mayores fabricantes de automóviles del mundo y, durante más de 120 años, los automóviles de fabricación estadounidense han estado profundamente arraigados en la historia del sector. Hoy en día, algunas de las mayores marcas de automóviles de América se han convertido en marcas globales, dominando varios mercados en todo el mundo. Los fabricantes de coches americanos como Ford, Chevrolet y Jeep son tan populares en otros países como lo son en los EE.UU. automotivenostalgia


Los principales fabricantes de automóviles de EE.UU. incluyen General Motors, Ford y Chrysler. Estas tres compañías han sido conocidas por crear vehículos asequibles y de lujo.

Los pioneros como Tesla también se han convertido en importantes actores en el negocio gracias a sus agresivos esfuerzos pioneros en las tecnologías relacionadas con el automóvil. También hay marcas como Cadillac que están regresando a lo grande. A través de los años y por más años, América seguirá siendo el hogar de algunos de los más grandes y más populares fabricantes de automóviles en el mercado.

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes