Ir al contenido principal

"Las hijas de otros hombres" de Richard Stern



“Hasta el día en que el señor Merriwether se marchó de casa-un mes después de su divorcio- ,los Merriwether parecían una familia serena e ideal”

Este es el resumen del argumento de este libro. Las apariencias engañan, podría ser el tema general. Pero hay más. El amor, como fuerza que cambia las convicciones y nos mueve a actuar en un plano desconocido. La familia, con su correlación de afectos y desafectos. La pareja, que puede llegar a convertirse en tu mejor enemigo. 

Los Merriwether viven en una casa bonita y agradable. Estamos en la década de los 60. Es una familia encantadora. Y todos leen. No son, por tanto, personas sin pensamientos propios, sin argumentos, sin ideas. Todos tienen algo que decir. Todos tienen posibilidades y expectativas. Incluso el personaje más excéntrico de todos, la tía Aggie. En la familia están Sarah, la esposa; Bobbie, el marido; Albie, el hijo mayor; Priscilla, una de las hijas; Esmé, la segunda hija, más guapa que la anterior y George, el hijo pequeño. 

El elemento ajeno a la familia, el que disturba este idílico escenario familiar de noches en torno a los libros o la prensa, de encendidas discusiones literarias o políticas, es Cynthia Ryder, “una joven por la que está dispuesto (el marido) a abandonar las miles de fórmulas que componen este hermoso momento humano”. 

El desencanto domina la vida del señor Merriwether. Su esposa, Sarah, se convirtió en una arpía al poco de casarse. Ella ve en él las cosas que no le gustan, jamás las agradables. Tampoco le da una oportunidad de entenderse a sí mismo. Por su parte, Merriwether tiene claro de qué forma puede compensar la falta de pasión, el desprecio, e, incluso, la soledad que esta clase de relación le supone. No serán los hijos quienes puedan convertirse en un argumento válido para que su matrimonio siga en pie y por eso dará un paso que convertirá su existencia en una vida al margen. 

Richard Stern (Nueva York, 1928-Tybee Island, 2013) disecciona aquí no solo a una familia sino los sentimientos que las personas van acumulando con el paso del tiempo pasando del amor al odio y del odio al engaño y la traición. Sin apenas remordimientos, como si ese fuera un circuito inevitable. Stern fue durante muchos años profesor de la Universidad de Chicago. En su faceta de escritor publicó ocho novelas, cuatro colecciones de relatos y tres libros de ensayo. "Las hijas de otros hombres" se publicó originariamente en 1973. Estaba muy bien relacionado con la clase literaria del momento y sus libros han generado un gran interés entre la crítica si bien no es un escritor popular. 

Las hijas de otros hombres. Richard Stern. 2019. Siruela, Nuevos Tiempos. Traducción del inglés de Laura Salas. 

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes