Ir al contenido principal

El cine flamenco de Carlos Saura


El camino que abrió Edgar Neville en 1952 con “Duende y misterio del flamenco” fue continuado por Carlos Saura, director de dos trilogías de enorme influencia en el cine flamenco, tanto por lo que representa la figura del cineasta aragonés como por las propuestas estético-musicales que representan estas obras. La primera de esas trilogías es la que se refiere a las películas inspiradas en obras literarias y musicales: “Bodas de sangre” de 1980, “Carmen” de 1983 y “El amor brujo” de 1986. 

Se trata de la segunda versión cinematográfica de “Bodas de sangre”. La primera de estas versiones, de título original “Noces de sang” se realizó en Marruecos en 1976 y contaba con la participación de la eminente trágica griega Irene Papas. La versión de Saura cuenta con un equipo técnico de primera magnitud en el que destacan el guionista Alfredo Mañas y el director de fotografía Teo Escamilla. Los intérpretes fueron Antonio Gades, Cristina Hoyos, Juan Antonio y Pilar Cárdenas. Tras esta película, Saura añadirá a su trilogía “Carmen”. Las adaptaciones cinematográficas de la ópera de Bizet o de la novela de Próspero Merimée constituyen, por sí solas, una antología formada por numerosos y variados intentos. Hemos contado hasta doce versiones, de las que hay algunas verdaderamente interesantes. Entre ellas está la que dirigió y protagonizó Charles Chaplin, con Edna Purviance, que supone una sátira del mundo hispánico. Asimismo, nos encontramos con la versión de Cecil B. DeMille, de 1915, y con la de Ernst Lubitsch, de 1918, rodada en Alemania y protagonizada por la magnífica Pola Negri. 

Otras incursiones en el tema de la mítica cigarrera son la de Raquel Meller, rodada en Francia en 1926 bajo la dirección de Jacques Feyfer; la más antigua de todas ellas, de 1913, hecha en España y protagonizada por Margarita Silva; la que hicieron Imperio Argentina y Rafael Rivelles en 1938 y que se llamó “Carmen la de Triana”, o una coproducción franco-italiana de 1942 con Viviane Romance y Jean Marais. Más modernamente, el personaje de Carmen ha continuado atrayendo a directores y productores de cine. Así, están la originalísima versión que realiza Otto Preminger, en el año 1954, titulada “Carmen Jones”, en la que la acción se sitúa en ambientes negros. En este caso, la protagonista, magistral, es la malograda Dorothy Dandridge. Otro ejemplo es la producción española de 1975, dirigida por el peculiar y escasamente conocido cineasta Julio Diamante. La película llevaba la música de Manolo Sanlúcar y era interpretada por Sara Lezana, Julián Mateos, Rafael de Córdova y Palomo Linares; así como la otra “Carmen” que se lleva a cabo el mismo año que la de Saura, esta vez obra de Francesco Rossi y titulada, con el fin de dejar clara su filiación, “Carmen de Bizet”. Basada enteramente en la ópera, el éxito se confiaba a la presencia en la pantalla y a las voces de Plácido Domingo, Julia Migenes-Johnson, Ruggero Raimondi y Faith Eshan, todos ellos reputados nombres del bel canto. 

La última “Carmen” ha sido obra de Vicente Aranda, con el protagonismo de Paz Vega. Rodada en 2003 en su reparto aparecen otros nombres destacados del cine y la televisión como Leonardo Sbaraglia, María Botto y Antonio Dechent. 

Por su parte, la “Carmen” de Saura contaba con la música del extraordinario Paco de Lucía y en su reparto había nombres como los de Antonio Gades, Laura del Sol y Cristina Hoyos. De 1986 es la versión de Saura de “El amor brujo”, constituyendo el tercer acercamiento de la cinematografía española a la obra del músico gaditano. En la primera de estas versiones, de 1949, aparecen importantísimos nombres, como Ana Esmeralda, Manolo Vargas, Pastora Imperio y Elena Barrios, con guión de José María Pemán. La segunda versión corresponde al año 1967 y fue dirigida por Francisco Rovira Veleta, que contó como guionistas con José Manuel Caballero Bonald y José Antonio Medrano, mientras que los intérpretes fueron Antonio Gades, La Polaca, Rafael de Córdova y Nuria Torray. 

“El amor brujo” realizado por Carlos Saura en 1986 vuelve a presentarnos nombres que forman parte por derecho propio de la cinematografía musical española, como Antonio Gades, Cristina Hoyos, Laura del Sol y Emma Penella, la gran actriz, hermana de las también grandes Terele Pávez y Elisa Montes.  

Las siguientes aportaciones de Saura al cine de tema flamenco lo presentan sin argumento, únicamente como una sucesión de estampas en el que la música es protagonista. Así crea “Sevillanas”, en 1991, “Flamenco”, en 1995 y “Salomé” en 2002. Se trata de una apuesta muy atrevida, que incide en el carácter abstracto del flamenco y utiliza una técnica muy depurada para mostrarnos el trabajo de los artistas y, sobre todo, la música flamenca. Sin embargo, a diferencia de otras películas de carácter costumbrista o descriptivo, esa música no aparece imbricada en un ambiente concreto, en un escenario, sino que tiene entidad en sí misma al integrarse en decorados minimalistas, secuencias largas y al utilizar recursos fotográficos de especial relevancia, para lo que cuenta con destacados profesionales, como José Luis Alcaine y Vittorio Storaro. 

En “Sevillanas”, Saura se rodeó de artistas de primera magnitud, como Paco de Lucía, Manolo Sanlúcar, Rocío Jurado, Camarón de la Isla, Lola Flores, Manuel Pareja Obregón, Paco Toronjo, Merche Esmeralda, Manuela Carrasco, Los Romeros de la Puebla, Matilde Coral, Rafael el Negro, Tomatito, Salmarina y las Corraleras de Lebrija. En “Flamenco”, aparecen Lole y Manuel, Remedios Amaya y José Menese. Aquí contó Saura con un montador de primera categoría, Pablo G. del Amo y con la música de Isidro Muñoz. 

Por fin, en “Salomé” todo gira en torno a la bailarina Aida Gómez, tomando como pretexto un ensayo sobre la historia bíblica. La música de Roque Baños, con la colaboración de Tomatito, contribuye en gran medida al resultado final de esta película que fue galardonada en 2002 en el Festival des Films du Monde de Montreal. 

Comentarios

Clipping Path ha dicho que…
Awesome post.Thanks for sharing.This is so nice.
Caty León ha dicho que…
I’m glad you like ir. Thanks to you.

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes