Ir al contenido principal

Ellen Glasgow, de Virginia


Hace más de diez años que empecé a descubrir escritores que no había leído antes. Me aparté de los circuitos normales de la lectura, di un salto y empecé a buscar y a encontrar, por mi cuenta y sin otra guía que la intuición lectora, a gente que era de otra forma. Lejos de los premiados anuales, lejos de las recomendaciones de críticos, lejos de la puerta de las librerías en las que se colocan las novedades patrocinadas, allá en la trastienda y rebuscando mucho, encuentras las joyas que, desde entonces, han formado mi nueva biblioteca, la más genuina y personal. La primera de esas escritoras fue Ellen Glasgow a quien descubrí en las navidades de 2008, recién salido su único libro traducido al castellano, "La vida resguardada". 

Hay muy pocos datos sobre ella y el resto de sus novelas permanecen sin traducir, lo mismo que su autobiografía que califican de espléndida aquellos que escriben de sus obras en otras latitudes. En Estados Unidos Glasgow es una autora de culto, que formó un tándem único con Willa Cather en los años de su mayor éxito editorial. Cather habla de los pioneros en Nebraska y Glasgow era virginiana, oriunda de esa tierra que perdió la guerra y que, desde entonces y hasta los años más plenos de la escritora, arrastraba la pátina del desencanto y de la desintegración. 

Virginia es una tierra literaria y, como alguien ha escrito por ahí, "La vida resguardada" podía haber sido una excelente novela romántica, porque reúne todos los ingredientes y todas las historias para ello, pero la mirada de Ellen Glasgow no tiene esa perspectiva y su ironía y su forma crítica de ver los hechos y a las personas que retrata hacen imposible esa catalogación. Más bien es la narración de un tiempo desaparecido, una especie de canto a la tierra que ya no existe, un recordatorio de que anclarse en el pasado es perderse. 

Es el análisis inteligente, la vuelta de tuerca eficaz, la descripción razonada, lo que caracteriza su escritura, al menos en esta obra que nos es dada a conocer. No deja de resultar curioso que su fama se haya apagado en comparación con la de otras escritoras contemporáneas pero eso tampoco debería extrañarnos. Ocurre demasiadas veces y solo las causalidades nos permiten llegar a estas rara avis que adoramos.


El libro es una joya. Sus personajes terminan atrapándote y lo mismo el argumento. No tiene esa ampulosidad de las novelas que pretenden convencernos de algo, más bien lo contrario. Su escepticismo traspasa las palabras y llega hasta nosotros haciéndonos que seamos los que busquemos las razones y las expliquemos. En cierto sentido hay un aire filosófico en la historia, unas consecuencias para la vida que todos quizá intentemos comprender y aplicarnos. Hay, sobre todo, un relato vibrante, una posibilidad de encuentro con quienes forman el tapiz más cierto de la sociedad decadente que la autora había conocido y que sabía ya casi extinguida. Una mirada crítica pero no feroz, sino más bien, compasiva. Estimulante y comprensiva. Empática. Racional. Viva.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes