Ir al contenido principal

"La caja negra" de Amos Oz


"La caja negra" es una novela epistolar en torno a una historia familiar de engaños, abandonos y dependencia. Ilana, Alec, Michel y Boaz son los cuatro protagonistas principales. La primera carta, la que dirige Ilana a quien fue su esposo, Alec, es la más intensa de todas, la que muestra cómo una mujer que ha sido abandonada tras su infidelidad, da cuenta a su exmarido de la situación en la que se halla ella misma y su hijo, Boaz, a quien el padre no reconoce. Ilana se ha vuelto a casar y tiene una hija con su nuevo esposo, Michel, un hombre aferrado a los preceptos de su religión que tiene una extraña forma de pensar y, sobre todo, de entender esa red de relaciones personales y familiares. Entre las cartas están también las del abogado de Alec, que pretende poner sensatez en sus acciones, y las de Boaz, escritas con faltas de ortografía debido a su ignorancia, a su alejamiento de toda instrucción y de todo lo que tenga que ver con obligaciones. Es un adolescente que se odia a sí mismo y odia todo lo que hay a su alrededor. 

El ritmo de las cartas es intenso. Algunas de ellas son desgarradoras. El desprecio sobrevuela la historia y es un desprecio que sienten tanto Boaz como Alec en relación con Ilana. Tampoco Michel parece tener sentimientos bondadosos sino que más bien tiene grabado a fuego cierto resquemor contra Alec, su situación económica boyante y su vida entera. Todas las pasiones se mezclan en un crisol que termina por sacudir al lector. Solamente Ilana mantiene su voluntad de encontrar alguna forma de redención, alguna forma de entendimiento. Y esa voluntad termina siendo definitiva, decisoria, en el desenlace. 

Las novelas epistolares tienen una forma especial de conmovernos. Porque son capaces de expresar muchos puntos de vista y te obligan a un ejercicio continuo de comprensión. El hecho de que Ilana y Alec hayan estado siete años sin hablarse cuando llega la primera carta de ella convierte ese hecho en una forma de abrir esperanzas, de rellenar la zanja de la separación. Las cartas van y vienen desde Estados Unidos, donde vive él e Israel, donde se ha quedado ella, con su hijo, su nuevo marido y su hija pequeña. Son dos mundos tan diferentes como se ven reflejados en las palabras de cada uno de ellos. El bienestar físico, la opulencia casi, de Alec, no tiene nada que ver con la pobreza en la que se mueven los otros. Y parece que eso hay que pagarlo de algún modo, al menos eso es lo que piensa Michel que, a pesar de su fanatismo ortodoxo no va a dejar pasar ninguna oportunidad de encontrar la forma de exprimir esa posibilidad. 

En cierto sentido, "La caja negra" es una novela de la destrucción. Los personajes están arrasados por sentimientos que no controlan, incluso en el caso de los que parecen más fríos y arrogantes. Las emociones han convertido las vidas de cada uno en un espacio indeciso en el que no se hallan a sí mismos porque no tienen escrito el relato real de sus vidas. Están indefensos en cierto modo, a la intemperie. Parece este el motivo por el que Alec responde a la carta de Ilana aunque no lo haga de inmediato. Parece que aquí hay más vida que en el resto de su existencia y que la infidelidad de ella no fue sino una forma de resarcirse del pecado de la vanidad y el orgullo de él. El final de la historia es, ciertamente, inopinado. Y termina por dejar sentado que en las luchas no hay vencedores sino muchos vencidos. 


La caja negra. Amos Oz. Editorial Siruela. Biblioteca Amos Oz. Traducción del inglés de Gracia Rodríguez. El libro fue escrito por Amos Oz en 1987 y publicado por Siruela en 2008, con una reedición reciente en 2019. 

Amos Oz (1937-2018) había nacido en Jerusalem. Es autor de una veintena de libros que han sido traducidos a 42 lenguas inició su carrera literaria en los años sesenta del siglo pasado con obras como Tierra de Chacales, y jalonada por hitos como La caja negra o Mi querido Mijael. En particular, cobró celebridad por Una historia de amor y oscuridad, la novela de tinte autobiográfico por la que fue aclamado en todo el mundo y que llevó al cine hace tres años la directora y actriz Natalie Portman. Fue galardonado con el Príncipe de Asturias de las Letras en 2007 y también obtuvo, dos años antes, el Premio Goethe, entre otros muchos galardones. Su texto de ficción más reciente, Judas, fue publicado en España en 2015 por Siruela, como la mayor parte de su obra. 

Entradas populares de este blog

"Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante"

(Aibileen Clark con la niña a la que cuida, Mae Mobley Leefolt en Criadas y señoras, 2011) Una frase puede valer tanto como un tratado. La mayoría de los que escriben darían oro por una buena frase. Las frases son como las ideas: lo más difícil de hallar, lo más fácil de plagiar y lo más duradero. Una buena frase representa un logro para el que la escribe o pronuncia. Detrás de una buena frase siempre hay una idea valiosa. Y, además, una buena frase te hace pensar en cuestiones que merecen la pena.  La película Criadas y señoras (The Help, 2011, de Tate Taylor) incluye esta frase en boca de la criada negra de la niñita blanca: "Tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante" . La criada negra no ha estudiado psicología pero ha criado ella sola a diecisiete niños. Todos ajenos. Todos blancos. Resulta incongruente cómo en esta película ( y supongo que también en la realidad que retrata) las mujeres blancas dejan a sus preciosos hijos blancos en manos de criadas

"El placer de vivir sola" de Marjorie Hillis

Para quienes piensen que este es un libro más de esos de autoayuda que nos tienen cercados hace tiempo basta fijarse en el año de su publicación original, 1936. Marjorie Hillis (1889-1971) es una pionera en todos los sentidos. Su trabajo en la revista Vogue la puso en contacto con mujeres que, como ella, llevaban las riendas de su vida. La publicación del libro obtuvo un enorme éxito. Es verdad que ella terminó saliendo del círculo de solteras independientes a las que iba dedicado: se casó en 1939. Pero eso no significa nada, salvo que esperó a casarse el momento en que encontró al hombre adecuado. Este resultó ser Thomas Henry Roulston, viudo y propietario de algunas tiendas en Brooklyn. El matrimonio duró diez años pues su marido murió en 1949.  Hillis, que llegó a ser editora asistente de Vogue, era hija de un pastor congregacional y estudió en un colegio para señoritas en New Jersey. Después del éxito de este libro escribió otro dedicado a los negocios que podía emprend

Hombres solos, hombres solitarios

Presumes que eres la ciencia y yo no lo entiendo así porque siendo tú la ciencia no me has comprendido a mí. (Soleares. Juanito Mojama) ✿✿ En los tiempos del Oeste americano, que tanta literatura ha creado y, sobre todo, tanto cine, los hombres cargaban sobre sus hombres el peso de la valentía. Ser cobarde era un oprobio. Ningún cobarde podía sacar adelante a su familia, ni mantener sus tierras, ni vivir con dignidad. Pareciera que la valentía era la moneda de curso legal. Y, sin embargo, el cine nos cuenta que los valientes o los dignos eran la excepción. Más bien hombres solos, a veces también solitarios, que, llegada la hora de la verdad, se encontraban en la más estricta y descarnada soledad. Los guionistas de los westerns eran, como se ve, grandes conocedores de la naturaleza humana, bastante más que la propia señorita Marple que decía siempre, comparando a la gente que conocía con la de su pueblo natal Saint Mary Mead, que "es la misma en todas partes